Vuelta a la actividad física: Sí, pero ¿qué deporte elegir?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Vuelta a la actividad física: Sí, pero ¿qué deporte elegir?

Después de las largas vacaciones llega el momento en que te dices a ti mismo que no se puede más. Hemos disfrutado de la vida, la vuelta al trabajo es difícil y los síntomas del malestar se acumulan: estado de fatiga permanente, estrés, aumento de peso, dificultad para respirar al menor esfuerzo…

Es hora de volver al deporte. El deporte aporta muchos beneficios tanto a nivel físico como mental: fortalecimiento muscular y cardíaco, relajación, superación, cambio de aires…

¡Pero eres plenamente consciente de todo esto y por eso has decidido empezar a practicar una actividad física! El único inconveniente, ¿no sabes qué deporte elegir?

Descubre sin más dilación sencillos consejos que te ayudarán a elegir tu actividad física + Te sugiero que revises los «grandes clásicos» del fitness (excluyendo el culturismo ya muy comentado en el blog) y sus respectivas ventajas.

Elegir tu deporte: 3 consejos

Consejo #1 – Date un gusto

La actividad física regular es buena para la salud. ¡Y dije “ re-gu-liè-re-ly ”!

Sí, porque los beneficios solo se sentirán a través de la repetición. Cuanto más entrenes, más progresarás y por lo tanto, más resultados tendrás. Esto es lo que se podría llamar un magnífico círculo virtuoso.

En general, naturalmente obtienes consistencia cuando haces algo que amas. Nunca nos cansamos de ello y por eso practicamos con el tiempo.

Pero, ¿cómo no cansarse de una actividad entonces? Una regla simple a seguir: ¡diviértete!

Sencillamente, practicar una actividad es ante todo divertirse.

Consejo n.º 2: combine la resistencia y el culturismo

La actividad física que elijas debe combinar dos tipos de esfuerzo:

  • Esfuerzos de resistencia ( entrenamiento cardiovascular)
  • Esfuerzos musculares.

Quizás se pregunte por qué y cuál es la diferencia. Ya voy.

El entrenamiento de resistencia pondrá a prueba tus músculos con el tiempo al dejar tu respiración libre, mientras que el entrenamiento con pesas se enfocará en fortalecer tu masa muscular. Son dos cosas completamente diferentes y sobre todo complementarias.

Al igual que cuando va de excursión con una mochila cargada, ambos necesitan la resistencia para caminar kilómetros y la musculatura (todos los músculos de su cuerpo) para llevar el peso de la bolsa en la espalda.

Lo importante por lo tanto es tener una complementariedad a la actividad física que vas a practicar:

Si se trata más de un deporte de resistencia como correr, nadar o andar en bicicleta, puedes desarrollar tus músculos en paralelo haciendo ejercicios simples como sentadillas, flexiones, abdominales, dominadas…

Si se trata más de un deporte de musculación, como la gimnasia o el crossfit, puedes mejorar tu resistencia favoreciendo caminar y/o correr además de los paseos en bicicleta.

Consejo n°3 – Elige según tus propios criterios

Puedes elegir una actividad en función de varios criterios: el tiempo que quieras dedicarle por sesión, tu edad y tu sociabilidad.

➜ Según el tiempo que quieras dedicarle por sesión:

  • Menos de 30min: caminata rápida, bicicleta, musculación (flexiones, sentadillas, abdominales…), saltar la comba, cardio…
  • Entre 30min y 1h: carrera, natación, baile, deportes de combate…
  • Entre 1h y 2h: deportes colectivos, remo, ciclismo, senderismo…
  • Más de 2 horas: escalada, golf…

Según tu edad:

  • Menores de 40 años: todas las actividades si no hay contraindicación dictamen médico
  • Entre 40 y 60 años: actividades más bien de resistencia – correr, andar en bicicleta, nadar, bailar…
  • Mayores de 60: Nadar y caminar sin problemas. El ciclismo y el baile dependen de la frecuencia cardíaca; obtenga una evaluación médica si es necesario.

Según tu sociabilidad:

  • Solo: carrera, musculación, ciclismo, natación…
  • En grupo: Ciclismo en club, deportes colectivos, baile, senderismo…

Esta lista no pretende ser fija, al contrario puede modificarse según tu propia personalidad. No hay regla, es simplemente para guiarte en la elección de una actividad si deseas razonar según uno o más criterios.

¿Qué deporte elegir? 12 ideas

1. Natación

Natación: un deporte de resistencia por excelencia. Ella permite:

  • trabajo cardiovascular;
  • trabajo de respiración;
  • fortalecimiento muscular, especialmente de los músculos de la espalda;
  • pérdida de peso significativa.

Además, es una disciplina no traumática para las articulaciones, tendones y ligamentos: en el agua, el cuerpo trabaja en ingravidez y no tiene que soportar su propio peso durante el movimiento.

construcción muscular más específica
  • trabajo cardiovascular más denso
  • trabajo de respiración menos enfatizado
  • Correr es la actividad más accesible, económica y practicable para todos. Puedes salir a correr a cualquier hora del día, con cualquier clima (¡dependiendo de tu nivel de coraje!) ¡ y desde cualquier lugar! ¡Un buen par de zapatos y listo!

    Además, da igual que corras o andes, lo importante es que te gastes. Y practicando esta actividad mejorarás tu resistencia y por tanto tus capacidades cardiovasculares y pulmonares. Simplemente no debes superar el umbral de la disnea, es decir, debes sentir vergüenza si quieres hablar mientras caminas o corres.

    NB: Si no haces ejercicio con regularidad, no esperes, durante tus primeras sesiones, correr de forma continua durante más de 10 minutos. Probablemente tomará alternar períodos cortos de caminar y correr durante la primera semana antes de que el cuerpo se acostumbre.

    3. Caminar

    Al igual que correr, caminar no requiere requisitos previos. Si sus virtudes son menores que las de nadar o correr, todavía se subestiman.

    Esta actividad se integra fácilmente en las rutas diarias (dejar el coche a un lado, bajarse del transporte público una parada antes, etc.)

    Y, si estás volviendo a la práctica deportiva tras un largo periodo de inactividad, la marcha nórdica es ideal para relajar las articulaciones, despertar la respiración y reactivar el corazón y los músculos.

    Si buscas un deporte más completo, prueba la marcha nórdica: con bastones, estimula todo el cuerpo, es muy eficaz para el fitness y es una actividad no traumática para el cuerpo.

    4. La bicicleta

    Ya sea para hacer un recado en la tienda local, un recorrido por los alrededores o una caminata, todos pueden andar en bicicleta.

    La bicicleta te permite volver al deporte tranquilamente, a tu ritmo. Y luego, ¡no olvidemos que es una muy buena actividad para la respiración, los músculos y el equilibrio! ¿Y tu corazoncito en todo esto, lo olvidamos? Por supuesto que no, también es una muy buena forma de que el corazón adquiera resistencia.

    Además, esta actividad física es muy útil para aquellos que quisieran perder unos kilitos de más. Su postura también mejorará a medida que sus piernas y espalda se fortalezcan.

    La bicicleta permite un esfuerzo sostenido y presenta poco riesgo para las articulaciones gracias a la postura sentada. Si tiene las mismas ventajas que caminar (fácil de integrar en la vida diaria) es tan eficaz como correr en cuanto a efectos positivos para la salud.

    5. Triatlón

    Si quieres combinar los beneficios de la resistencia, qué mejor que combinar las 3 actividades mencionadas anteriormente: ciclismo, natación, carrera.

    Este deporte al ser muy completo y variado te permitirá afinar tu silueta y además ¡no aburrirte! Puedes alternar el entrenamiento en estas 3 actividades.

    6. Remero

    La máquina de remo estimula una gran cantidad de músculos en el cuerpo. Representa una excelente alternativa a las opciones anteriores para aquellos a los que no les gusta (o no pueden hacer) deportes de interior o al aire libre. Puedes encontrar mi selección de las mejores máquinas de remo (mejor relación calidad/precio).

    Otra ventaja: es accesible para quienes tienen prohibidas las actividades anteriores, por sobrepeso o falta de condición física.

    7. Danza

    Si tienes el ritmo en la piel, ¡el baile es para ti! Y no te preocupes, hay tanto baile estos días que seguro que encuentras lo que buscas.

    La salsa, el hip-hop, los bailes de salón, el coupé-décalé … Sea cual sea el baile en cuestión, solicitarás todo tu cuerpo en cualquier caso. ¡Y luego, es un momento amistoso donde puedes gastar tu energía en música y en un ambiente relajado!

    8. Deportes de combate

    Hay muchos deportes de combate, todos tan intensos como los demás. Boxeo inglés, boxeo tailandés, boxeo americano… ¡hay algo para todos!

    Es decir, los deportes de combate son los que más te harán sudar. Por el contrario, las artes marciales son más “ tranquilas ” porque permiten una actividad más reflexiva porque son muy técnicas.

    9. Gimnasia acuática

    Aquagym combina las virtudes de la natación y la del gimnasio. Excepto que no es obligatorio saber nadar bien para obtener resultados.

    Y trabajar en el agua te permite relajarte considerablemente.

    10. Aeróbicos

    Tanto en danza como en gimnasia, el objetivo es desarrollar la respiración y la resistencia, a la vez que esculpir la silueta. El trabajo en grupo y el seguimiento de un instructor ayudan a mantener la motivación.

    Si eres un aficionado al gimnasio, puedes encontrar muchas formas intensivas de sudar y caminar como un pato. Body pump, body attack, step, RPM, CAF (Muslos-Abdominales-Glúteos) y demás, te permitirán sudar profusamente mientras esculpes tu cuerpo.

    Sin embargo, tenga en cuenta que, al igual que el aquagym, los ejercicios aeróbicos se limitan a una audiencia esencialmente femenina.

    11. Yoga

    El yoga, si insiste menos en el trabajo cardiovascular, permite un refuerzo general del cuerpo:
    – Control de la respiración.
    – Ganancia innegable en flexibilidad.
    – Fortalecimiento del tono muscular.
    – Adquisición de la capacidad de concentración y autoconciencia.

    12. Tai Chi

    Los principios del Qi gong (el «trabajo de la respiración») se aplican en forma de gimnasia marcial que permite fortalecer y conservar el cuerpo.

    Los beneficios son los mismos que para el yoga, aunque se enseña de forma diferente.

    ¡Y muchas otras actividades!

    También puedes probar con el salto a la comba, gimnasia blanda, pilates, equitación, remo, tenis…

    Sin olvidar los deportes de deslizamiento como el esquí, el snowboard, el esquí acuático, el kitesurf…

    O deportes de equipo como fútbol, ​​baloncesto, balonmano, rugby…

    En definitiva, habrás entendido que la lista de actividades dista mucho de ser exhaustiva. Hay una multitud de actividades, así que siéntete libre de apuntar a algunas y luego pruébalas para formar tu propia opinión.

    Y si te apegas a uno de ellos, todo lo que tienes que hacer es practicarlo regularmente mientras te diviertes.

    La lista está lejos de ser exhaustiva. Pero estas nueve “disciplinas” ya ofrecen una serie de posibilidades para aquellos que deseen volver a practicar deporte tras un periodo de inactividad.

    Sea cual sea el deporte que elijas, último consejo:

    • Lleva una dieta equilibrada: las necesidades de nutrientes del organismo no son las mismas durante los periodos de actividad.
    • No te sobrecargues todo a la vez. Aumente gradualmente la intensidad de los ejercicios.
    • Prioriza la regularidad sobre la intensidad: tres sesiones de carrera a la semana están bien; Correr hasta el borde del agotamiento una vez a la semana es mucho menos.
    • Evite forzarse hasta el punto de un esfuerzo físico repugnante. Es un escollo clásico cuando vuelves al deporte.
    • Toma nota de tu progreso: ganarás en motivación e identificarás más fácilmente lo que puedes mejorar en tu práctica.
    • Calienta antes de cada sesión.

    2 páginas que te pueden interesar:

    ➜ 8 ejercicios de cardio para hacer en casa y sin equipo

    ➜ 4 beneficios menos conocidos del ejercicio físico

    Ayúdame a compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on facebook
    Facebook
    Ir arriba