Romboide

Descubre el músculo romboide, cómo se compone, cómo entrenarlo de forma eficiente.

Músculo romboide

Músculo romboide

Los romboides, pequeño y grande, son dos músculos situados entre los omóplatos, en la parte central de la espalda . Aunque no a la vista ya que son más profundas que el trapecio que las recubre por completo, siguen jugando un papel importante y, desde el punto de vista del culturismo: su hipertrofia contribuye al engrosamiento de esta zona.

Del estudio de la anatomía y sus funciones se desprende que en el gimnasio juegan un papel importante durante los ejercicios de los miembros superiores gracias a su implicación durante los movimientos de tracción y estabilización escapular, imprescindibles para una óptima ejecución de los ejercicios .

Músculo romboides: anatomía, origen e inserción

Situados en profundidad con respecto al músculo trapecio, los romboides forman parte de los músculos de la espalda, es posible distinguirlos en romboides grandes y pequeños, de los cuales el último se sitúa por encima. Ambos tienen su origen en las vértebras y se insertan en el omóplato, en concreto:

El gran romboide se origina en las apófisis espinosas de las primeras cuatro vértebras torácicas y se inserta al nivel del margen medial de la escápula;
El pequeño romboide se origina en las apófisis espinosas de las vértebras cervicales sexta y séptima y también se inserta al nivel del margen medial de la escápula.

Romboide. Función principal

Los romboides son aductores escapulares, es decir, ese movimiento que tiende a acercar los omoplatos;
actúan como músculos sinérgicos del gran dorsal y con los brazos a los lados elevan y rotan la escápula caudalmente.

Están involucrados en todos los ejercicios de tracción y también son esenciales para estabilizar el hombro y mantener el borde medial de la escápula cerca del pecho. Su función también garantiza un correcto ritmo escápulo-humeral durante los movimientos en los que el brazo se eleva por encima de la cabeza.

Ir arriba