Relajante muscular natural: cómo aliviar la tensión sin medicación

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Relajante muscular natural: cómo aliviar la tensión sin medicación

Todos nos enfrentamos en un momento u otro con contracciones musculares, dolores o dolor de espalda. ¿Alguna vez ha tomado un relajante muscular recetado o ha pensado en tomar uno? Sepa que existen formas naturales de hacer sus necesidades cuando se enfrenta a una tensión muscular.

La gran ventaja es, en particular, evitar los importantes efectos secundarios de los medicamentos generalmente prescritos por su médico. Ahora descubramos cuáles son los mejores relajantes musculares naturales.

NB: No hablaré sobre el CBD en este artículo porque creo que todavía es demasiado reciente para poder sacar conclusiones reales sobre su efectividad, y admito que no tengo el conocimiento para aconsejarte sobre esto.

¿Fármacos o soluciones naturales?

Puede pensar que los medicamentos recetados para la tensión muscular son útiles e inofensivos, pero los relajantes musculares son en realidad altamente adictivos y peligrosos cuando no se usan según lo prescrito o previsto.

El problema con los relajantes musculares es que no curan el problema. Simplemente cortan la comunicación entre tu sistema nervioso y tu cerebro para que no sientas el dolor. Esta acción no se localiza solamente en los músculos doloridos, sino que es todo el cuerpo el que se ve afectado de una manera que no es deseada ni deseable.

Podrías tomar un relajante muscular para aliviar el dolor de espalda, por ejemplo, pero tus brazos, piernas y cuello se verán afectados tanto como tu espalda. Puede quedarse dormido rápida y fácilmente después de tomar un relajante muscular, pero ¿cómo se siente cuando se despierta? El dolor suele volver y hay que volver a tomar una pastilla…

A pesar de su nombre, los fármacos prescritos como relajantes musculares no actúan sobre el sistema muscular, sino sobre el sistema nervioso. Los relajantes musculares generalmente los toman personas que buscan disminuir la tensión y el dolor asociado con el dolor de espalda, las migrañas o los síntomas de abstinencia de alcohol. Pero, ¿por qué tomar un medicamento recetado para relajar los músculos cuando existen soluciones naturales y efectivas de venta libre?

Azúcar: El azúcar es proinflamatorio y aumenta el dolor.
  • Alcohol: Esto también agrava la inflamación.
  • Cafeína: La cafeína deshidrata y puede aumentar la inflamación.
  • Grasas trans: estas grasas aumentan la inflamación y el dolor.
  • Exceso de calorías: El sobrepeso amplifica el dolor de espalda.
  • Sal de Epsom/sulfato de magnesio

    El dolor muscular o los calambres en las piernas pueden ser un signo de deficiencia de magnesio. Al tomar un baño de pies con sal de Epsom, puede aumentar sus niveles internos de magnesio, que es esencial para la función muscular adecuada y evita la necesidad de relajantes musculares. También puedes poner esta sal en tu baño.

    La sal de Epsom, también conocida como sulfato de magnesio, puede ayudar a aliviar la inflamación muscular en general para relajarlos.

    Ser activo

    Siempre que el dolor no sea intenso y aún pueda moverse, es una buena idea seguir moviéndose para mantener los músculos activos y reducir la inflamación. Si puede, continúe con sus actividades diarias normales a un ritmo más lento si es necesario.

    Sin embargo, evite cualquier movimiento que pueda haber desencadenado su dolor o que parezca empeorarlo. Aún así, tómate un tiempo para descansar y relajarte mientras te mantienes activo para acelerar tu tiempo de recuperación.

    Eso sí, si el dolor es realmente muy fuerte o va acompañado de otros síntomas, consulta inmediatamente a tu médico y sigue sus recomendaciones.

    Evitar los riesgos de la adicción a las drogas.

    Un músculo tenso o tenso es el resultado de la inflamación que se produce cuando un músculo se estira demasiado o se desgarra. Un músculo desgarrado no es necesariamente una lesión grave, pero puede causar un dolor significativo en algunas personas. Los microdesgarros son particularmente frecuentes en la práctica de actividades deportivas.

    Los relajantes musculares se prescriben comúnmente, pero el problema es que su efecto es tan rápido y efectivo para aliviar el dolor que las personas que sufren de dolor crónico se vuelven adictos fácilmente al caer en la trampa fácil. La adicción a menudo se desarrolla cuando los relajantes musculares se usan generalmente como el método principal o único para aliviar el dolor. Esta es la razón por la que su uso solo puede ser ocasional para aliviar el dolor agudo.

    Al igual que con el uso de otros medicamentos, el cuerpo se acostumbra a la ingesta diaria de un relajante muscular y luego se vuelve dependiente de los medicamentos para funcionar normalmente. Entonces caemos en la trampa de la habituación. Si omite una dosis o deja de tomarla por completo, es probable que experimente síntomas de abstinencia.

    Conclusión: favorecer las soluciones naturales

    Habrás entendido: cuando tengas la posibilidad, siempre debes privilegiar las soluciones naturales en cuanto a relajantes musculares se refiere. Si se enfrenta a tensión o dolor, utilice los métodos naturales presentados anteriormente como tratamiento básico para resolver el problema.

    Recuerda antes de consumirlo que los relajantes musculares recetados tienen muchos más efectos secundarios dañinos y son altamente adictivos. Si tienes opción, cura tus músculos y alivia el dolor con sustancias naturales.

    ¡Ahí tienes, ahora todo lo que tienes que hacer es descansar y relajarte!

    2 páginas que te interesarán:

    ➜ ¿Qué rodillo de masaje elegir? mi comparación

    ➜ Probé la pistola de masaje: mis impresiones y opiniones

    Compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on pinterest
    Pinterest
    Share on linkedin
    LinkedIn
    Ir arriba