Por qué recomiendo la musculación como complemento a otra actividad deportiva

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Por qué recomiendo la musculación como complemento a otra actividad deportiva

Correr, nadar, andar en bicicleta, caminar, ¡eso es bueno! ¡Muy bien incluso! Pero eso no es suficiente… al menos no para aquellos que, a través de su actividad deportiva, quieren progresar, mejorar su condición física o perder peso.

Veo a muchos de mis estudiantes que entrenan mucho, pero hacen poco o ningún desarrollo muscular. Y, sin embargo, ¡es esencial por muchas razones! Es por esto que, a partir de hoy, debes motivarte y sumar ejercicios de fortalecimiento muscular a tu práctica deportiva.

Aquí hay 4 (muy) buenas razones que espero te motiven

1. Para progresar

Y sí, no basta con correr todo el tiempo para progresar en la carrera. Y lo mismo ocurre con otros deportes. No, para eso hay que ganar potencia muscular, porque un músculo más fuerte es un músculo que responde a intensidades más altas sin cansarse demasiado. Y para correr más rápido y durante más tiempo tienes que actuar sobre tus músculos y tendones.

Sin embargo, los ejercicios de fortalecimiento muscular movilizan muchos grupos musculares y por tanto permiten trabajar nuestros músculos de forma global y profunda.

Y para las mujeres, no entren en pánico. Dado que la producción de testosterona y hormonas de crecimiento es limitada, no son 2 sesiones de 45 min de musculación por semana las que te harán ganar músculo en exceso.

2. Para evitar lesiones

Hacer entrenamiento de fuerza con regularidad ayuda a proteger las articulaciones y los huesos. De hecho, cada vez que contraes los músculos, ejerces tracción sobre los tendones y los huesos. Los músculos se unen a los huesos a través de los tendones.

Al practicar estos ejercicios, los huesos se adaptarán y fortalecerán para soportar la presión. Protegeremos así nuestras articulaciones de los apremios del recorrido de carrera para evitar esguinces, caídas por ejemplo.

Además, los ejercicios abdominales, las flexiones, el revestimiento fortalecen nuestro cinturón abdominal. Esto nos permite, en particular, proteger nuestra espalda y tener una mejor postura en el día a día.

3. Para afinar/tonificar tu silueta

Correr o andar en bicicleta está bien, pero quema calorías en el momento. Cuando se trata de perder peso, es mejor practicar una actividad física que nos haga quemar calorías, incluso en reposo.

Pero, ¿cómo lo hacemos? ¡Es simple, finalmente en teoría! Para gastar estas famosas calorías en reposo, debemos aumentar nuestro metabolismo básico. La tasa metabólica basal es la energía gastada en reposo que mantiene vivo nuestro cuerpo.

Para conseguir un aumento de estos últimos, hay que realizar ejercicios adrenérgicos, es decir, ejercicios con mucha demanda energética: sentadillas, estocadas, saltos, burpees… No siempre fáciles, estoy de acuerdo. Pero les recuerdo de todos modos que son nuestros músculos los que consumen/queman azúcares y grasas.

– Ver también: 10 consejos sorprendentes para acelerar tu metabolismo

Así que conclusión: para una silueta refinada, tonificada y esculpida, ¡ya sabes lo que tienes que hacer!

4. Para variar los ejercicios deportivos

¡Sigo insistiendo en mis diversos artículos sobre la noción de placer! ¡Y sigo! Al practicar siempre el mismo deporte, el mismo recorrido, los mismos ejercicios, es completamente normal cansarse. Por eso, variando las disciplinas (natación, carrera, ciclismo, aquabike, etc.) y practicando ejercicios adicionales de musculación, tu rutina deportiva diaria no solo será variada sino enriquecedora.

Sentadillas, estocadas, abdominales, flexiones, tantos ejercicios para tanta variedad. Algunos te harán trabajar los brazos, otros las piernas y otros todo el cuerpo. Para un resultado positivo tanto para tu figura como para la práctica de otras disciplinas, ¡varía los placeres!

Conclusión: el trabajo de musculación y cardio son complementarios. El primero actúa en profundidad sobre nuestra musculatura y nuestro metabolismo básico, mientras que el segundo permite una mejor circulación de la sangre y de todos los fluidos en general. Porque sí, el cardio (correr, nadar, andar en bicicleta) estimula eficazmente la actividad de los riñones, el hígado o los pulmones y ayuda a prevenir la acumulación de toxinas.

Si estas 2 prácticas deportivas son efectivas practicadas una junto a la otra, debes tener cuidado al empezar, reacondicionar tu cuerpo al trabajo físico poco a poco, por etapas, tanto desde el punto de vista del esfuerzo como de la intensidad.

Y no olvides que para un beneficio “duradero”, ¡lo importante es ser regular!

2 páginas que te interesarán:

➜ Principiante en culturismo: lo que necesitas saber

➜ ¿Podemos hacer deporte todos los días? Mi consejo

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Ir arriba