¿Por qué no puedo bajar de peso?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

¿Por qué no puedo bajar de peso?

¿Cómo no desanimarse cuando la balanza no baja durante días (incluso semanas) a pesar de los considerables esfuerzos? Comes sano, reanudaste el deporte, pero nada que hacer, no puedes perder. Estás desanimado, disgustado y a punto de rendirte…

Antes de ir a comprar el último quemagrasas de moda o simplemente mandarlo todo por los aires, ¡te ofrezco 6 razones que pueden estar en el origen de tus problemas!

1. Comes demasiado

Si su peso no baja, es probable que esté comiendo más calorías de las que está quemando. Lo seguiré repitiendo, el primer principio para perder peso con éxito es el déficit calórico.

Si no sabes cuál es tu gasto calórico diario y si no cuentas tus calorías, entonces es un poco como quedarte ciego… andas a tientas, puede que no estés lejos del déficit calórico pero la fuerza es darte cuenta de que tus estimaciones no son lo suficientemente precisos para lograr sus objetivos.

Por lo tanto, podría tratar de abordar su pérdida de peso de una manera un poco más metódica, aunque solo sea durante unas pocas semanas, estimando su gasto calórico diario y definiendo un déficit relevante.

Para calcular tu gasto calórico diario y comprender el déficit calórico (dieta hipocalórica), puedes leer este artículo donde retomo los conceptos básicos de la pérdida de peso y te explico cómo es efectivo este enfoque.

ADVERTENCIA: si descubre que no puede perder peso mientras come como un gorrión, es probable que el problema esté en otra parte. Tal vez tu metabolismo esté dañado y se esté ralentizando… en este caso, reducir tu ingesta calórica NO es ABSOLUTAMENTE la solución… al contrario. ¡¡¡No es normal tener que morirse de hambre para Perder peso !!! No dudes en escribirme si te sientes en este caso, ¡podemos intentar investigar juntos!

2. No duermes lo suficiente (y/o te estresas demasiado)

¡Solo dormir merece un artículo ya que juega un papel fundamental en la pérdida de peso! Un estudio ha demostrado que la privación crónica del sueño impuesta por nuestra sociedad ha contribuido en gran medida al desarrollo de la obesidad.

Un metaanálisis sobre el efecto de la privación parcial de sueño (PSD) en el consumo de energía incluso indica que las personas que no duermen lo suficiente consumirían en promedio 385 calorías más que una persona que duerme normalmente. ¡Basta decir que mantener un déficit calórico en estas condiciones es casi imposible!

Cuando no dormimos lo suficiente, no permitimos que nuestro cuerpo se apague y recargue las baterías. El estrés que se acumula durante el día no se evacua y también puede jugar un papel importante en el aumento de peso ( lea el estudio – en inglés).

3. Retienes agua

El cuerpo humano está compuesto por aproximadamente un 60% de agua. El equilibrio entre los líquidos que producimos, los que absorbemos (agua potable o agua contenida en los Alimentos) y los líquidos que perdemos (orina, heces, transpiración) permite mantener un medio interno estable. Esta homeostasis es un proceso de regulación fisiológica que nos permite mantener el correcto funcionamiento de todas nuestras funciones vitales.

Sin embargo, en ocasiones este equilibrio se altera y el organismo almacena más agua de la que elimina. Como resultado, ¡pesas más y te hinchas!

¿Cómo evitar la retención de agua? Puede sonar raro pero sí, ¡tienes que beber! De hecho, es la baja ingesta de agua lo que empuja al cuerpo a adaptarse y almacenar agua. En caso de una mayor ingesta de agua, el cuerpo por el contrario promoverá la evacuación de líquidos.

  • Ver también: 6 consejos para evitar la retención de líquidos

4. ¡No eres lo suficientemente paciente!

Te guste o no, perder peso es un proceso largo (especialmente si hablamos de los últimos kilos que perder). Para que la pérdida de peso sea permanente, no debes anticiparla un mes antes de las vacaciones de verano… sino varios meses antes. Lo mejor obviamente es evitar esperar al verano para decidir tomar el control

En caso de déficit calórico, lo más difícil es aguantar… a largo plazo. Y para aguantar, se recomienda incluir semanas de mantenimiento calórico.

Estas “pausas” ralentizan el proceso PERO permiten que su cuerpo se estabilice y se acostumbre a su nuevo equilibrio y luego avance al siguiente paso. Al final, sí, su pérdida de peso será un poco más prolongada, ¡pero claramente más efectiva a largo plazo!

¡Gracias a estas semanas de mantenimiento, no terminarás con un metabolismo al nivel de las margaritas! Piense en su salud y considere siempre sus objetivos a largo plazo.

5. ¡No te estás moviendo lo suficiente!

Es absolutamente posible perder peso sin hacer ejercicio. Esto no es lo que recomiendo, te puedes imaginar. Además de tener un gran impacto positivo en su salud, claramente puede impulsar su pérdida de peso mientras mantiene la masa muscular máxima. Por qué? Porque el ejercicio físico permite tanto quemar calorías como mantener o incluso desarrollar tu masa seca (¡tus músculos!).

No me refiero a hacer 3 horas de cardio al día… me refiero a aumentar la actividad física general a lo largo del día. Es decir, usar las escaleras en lugar del ascensor, preferir la bicicleta al automóvil para ir al trabajo, sacar al perro con más frecuencia, cocinar en lugar de ordenar, etc.

A menudo, las personas que están en déficit calórico carecen de energía y comenzarán, sin realmente quererlo, a ahorrar sus movimientos y movimientos. Como consecuencia, su gasto energético diario disminuye… el déficit calórico es menor y por lo tanto se estancan.

6. Ganas músculo

¡Y esas son buenas noticias!

A menudo sucede que la reanudación de la actividad física en una persona sedentaria conduce, en las primeras semanas, al aumento de peso…. pero relájate! Si sigues tu dieta correctamente y te mueves lo suficiente, ¡es probable que tus músculos estén creciendo! Alegría !

La evolución de tu peso no te permite saber en qué proporciones estás perdiendo grasa, músculo o incluso agua. Lo mismo, en el caso contrario. ¡Así que el hecho de que peses más no significa necesariamente que engordes!

Para probar esta hipótesis, puede:

  • Pésate en una balanza de impedancia. ¡Te dará tus diferentes niveles de masa grasa, masa magra (músculo) y agua! Estas son solo estimaciones, pero ya da una idea de lo que está pasando en tu cuerpo.
  • Tome fotografías con regularidad (a la misma hora, con la misma luz) y observe los cambios a lo largo de las semanas
  • Tome medidas regularmente (cintura, glúteos, muslos, brazos, etc.) y observe los cambios a lo largo de las semanas.
  • ¡Vea la evolución de su rendimiento en la sala! ¡Si estás progresando, seguramente es porque has creado músculo!

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Shopping Basket