Hombro

Descubre las mejores rutinas para el músculo del hombro. Entiende su funcionamiento y como mejorarlo.

Músculo del hombro

Músculo del hombro

El hombro es una de las articulaciones más complejas del cuerpo humano y por lo tanto también más propensa a sufrir lesiones y dolores. El hombro es una articulación capaz de realizar una amplia gama de movimientos que le permiten realizar actividades cotidianas y gestos deportivos específicos que involucran al miembro superior. 

En este artículo profundizamos en la anatomía y función del hombro, descubrimos qué músculos permiten sus movimientos y finalmente analizamos estos movimientos y su biomecánica.

Anatomía y biomecánica del hombro

Imágenes de anatomía del hombro de vista frontal

Anatomía del hombro imágenes vista posterior
El hombro es un complejo articular que cobra vida gracias al conjunto de cuatro huesos: la parte proximal del húmero, la escápula, la clavícula y el esternón. Estos cuatro huesos distintos se combinan para formar cuatro articulaciones distintas que juntas forman el complejo articular completo del hombro. Las cuatro articulaciones principales del hombro son:

– el esternoclavicular, formado por el esternón y el extremo medial de la clavícula;

– el acromion-claveare, formado por el acromion de la escápula y el extremo lateral de la clavícula;

– el escápulo-torácico, formado por la escápula que descansa sobre la caja torácica en la parte posterior;

– el glenohumeral, formado por la glena de la escápula y la cabeza del húmero.

La sinergia de movimiento entre estas cuatro articulaciones permite que el hombro realice movimientos a gran escala en todos los planos.

La articulación esternoclavicular está reforzada anterior y posteriormente por los ligamentos esternoclaviculares, el ligamento interclavicular y el ligamento costoclavicular que une la primera costilla con la clavícula. 

A través de esta articulación, la clavícula es capaz de realizar movimientos de elevación y depresión, protracción y retracción y rotación alrededor de su propio eje. Todos estos movimientos contribuyen al éxito de los movimientos globales de la cintura escapular.

La articulación acromioclavicular tiene superficies articulares casi planas y está reforzada por ligamentos superiores e inferiores y por el llamado ligamento coracoclavicular que se divide en dos robustos haces: el ligamento trapezoidal, más lateral, y el ligamento conoides, más medial. 

A este nivel se producen pequeños movimientos de rotación y ajuste que soportan los movimientos del omóplato que veremos a continuación y que son decisivos para levantar todo el brazo por encima de la cabeza.

Articulaciones esternoclavicular y acromionclavicular

La articulación escápulo-torácica no es una articulación real ya que no está compuesta por superficies articulares cubiertas de cartílago. 

En cambio, es un plano de deslizamiento anatómico a través del cual la escápula se encuentra literalmente sobre la caja torácica, de la cual está separada por una capa de músculos que incluye el músculo subescapular , el gran dentado y los erectores espinales. 

En posición anatómica, la escápula se coloca sobre el tórax según coordenadas espaciales muy precisas que pueden variar ligeramente según la postura del sujeto: se encuentra extendida entre la segunda y la séptima costilla, a unos 6-7 cm de la columna y ligeramente girado hacia el ‘hacia adelante de acuerdo con un plan específico de movimiento, dijo plano escapular, que en promedio forma un ángulo de 30° con el plano frontal. 

Es a lo largo de este plano donde generalmente ocurren la mayoría de los movimientos del hombro. La escápula, como hueso triangular colocado sobre el tórax, puede realizar numerosos movimientos en todos los planos. 

De hecho, es capaz de realizar movimientos de elevación y depresión, de retracción y protracción (movimiento hacia y desde la columna), de rotación craneal y rotación caudal (la escápula «mira hacia arriba o hacia abajo), de rotación interna y externa. ( movimiento de omóplatos alados en el primer caso y adheridos al tórax en el segundo caso) y de inclinación anterior ( hombros hacia adelante ) e inclinación posterior (inclinación hacia adelante y hacia atrás en vista lateral).

Articulaciones escápulo-torácica y glenohumeral
La articulación glenohumeral es quizás la más famosa del complejo articular del hombro. Está formado por la unión entre la convexidad de la cabeza del húmero y la ligera concavidad de la glena de la escápula. 

La glena de la escápula mira hacia adelante y lateralmente, mientras que la cabeza humeral mira medial y posteriormente (retroversión humeral). La articulación está reforzada por una robusta cápsula articular (una «manga» de tejido conjuntivo fibroso) anterior, inferior y posterior y por ligamentos importantes, incluidos los ligamentos glenohumerales y el ligamento coracohumeral. 

La discreta inestabilidad dictada por la forma de las superficies articulares (la cabeza del húmero es mucho más alargada y convexa que la concavidad de la glena de la escápula) está parcialmente compensada por unalabrum o labrum glenoideo , un anillo fibrocartilaginoso que tiene la función de aumentar la concavidad de la glena y promover una mayor estabilidad de la articulación. 

Para apoyar aún más la estabilidad de las articulaciones, un complejo muscular fundamental como el manguito de los rotadores también viene al rescate. Los movimientos de la articulación glenohumeral permiten que el brazo se oriente en todas las direcciones del espacio y cobra vida gracias a la contribución de las demás articulaciones también. 

Estos movimientos serán analizados en los siguientes párrafos.

hombro Ligamentos y músculos estabilizadores

Algunos autores insertan una quinta articulación dentro del complejo del hombro: la articulación acromiohumeral. Esta articulación no tiene superficies articulares reales, pero también puede considerarse un plano de deslizamiento anatómico. 

Pone en estrecha relación al húmero y el acromion para formar el llamado espacio subacromial delimitado precisamente por el húmero, el acromion y el ligamento coraco-acromial. 

Dentro de este espacio se encuentran algunos tejidos entre los que se encuentran el tendón del músculo supraespinoso , la bursa subacromial, la cabeza larga del bíceps y parte de la cápsula superior. 

El espacio subaromial en el adulto tiene un ancho de aproximadamente 1 cm cuando el brazo está a lo largo del cuerpo y este ancho puede variar según los movimientos. La amplitud en cuestión, si se reduce excesivamente, a la larga puede crear una presión y un estrés excesivos en los tejidos que conducen a síndromes dolorosos como la periartritis escapulohumeral, la lesión del manguito de los rotadores y la bursitis.

 La bolsa en particular suele ser protagonista de cuadros incendiarios. A este nivel también existe una segunda bursa entre el supraespinoso y el músculo deltoides, llamada bursa subdeltoidea. 

Las bursas son extensiones de la membrana sinovial de la articulación que actúan como estructuras capaces de disminuir la fricción en algunos puntos cruciales sujetos a fricción excesiva y potencialmente con mayor riesgo de inflamación. Si la bursa se inflama puede hincharse y provocar dolor en un cuadro de bursitis.

¿Qué músculos forman el hombro?

Al ser un complejo articular con un amplio rango de movimiento y una funcionalidad sofisticada, el hombro se caracteriza por la presencia de numerosos músculos con numerosas funciones anatómicas a diferentes niveles.

En concreto, en este apartado nos ocuparemos de dividir los músculos en tres grandes grupos, para aclarar las peculiaridades y funciones principales de cada uno de nuestros intereses.

Músculos que mueven el omóplato

Los músculos que mueven la escápula garantizan tanto los movimientos escapulares puros analizados anteriormente, como los movimientos del hombro en su conjunto.

El músculo trapecio se divide en tres porciones, fusionadas desde el punto de vista anatómico pero distintas del funcional: trapecio superior, trapecio medio y trapecio inferior.

El trapecio superior, a nivel de la escápula, determina un movimiento de elevación y rotación craneal.

El trapecio medio, por su parte, se ocupa de los movimientos escapulares de retracción y rotación externa , mientras que el trapecio inferior se activa en los movimientos de depresión, inclinación posterior, rotación craneal y rotación externa de la escápula.

Trapecio

Vista posterior y lateral del músculo trapecio
El músculo elevador de la escápula se extiende desde la esquina superior de la escápula hasta las primeras cuatro vértebras cervicales, y su función es elevar y rotar la escápula caudalmente.

Elevador de la escapula

Elevador de escápula en vista posterolateral

Los músculos romboides (pequeños y grandes) se originan en las vértebras cérvico-torácicas y se insertan en el margen medial de la escápula, determinando en esta última movimientos de elevación, retracción y rotación caudal.

Vista posterior y posterolateral de los músculos romboides

El músculo pectoral menor parte del proceso coracoides de la escápula y se inserta en la tercera, cuarta y quinta costillas. Su función es generar depresión, rotación caudal e inclinación anterior de la escápula.
Pectoral menor en vista anterolateral, anterior y lateral
El gran músculo dentado (o «dentado anterior») se origina desde la primera hasta la novena costilla y se inserta a lo largo del margen medial de la escápula. Tiene múltiples funciones a nivel escapular: en su totalidad es un transportador y con las fibras inferiores es un importante rotador craneal. Además, rota externamente y lleva la escápula a una inclinación posterior.

Gran dentado en vista posterolateral, posterior y lateral
Músculos del manguito rotador

El manguito rotador es un complejo muscular fundamental en la biomecánica y funcionalidad de todo el hombro. A menudo protagonista de lesiones, lesiones y tendinopatías articulares, el manguito rotador está formado por cuatro músculos que, por su localización, literalmente «abrazan» la cabeza del húmero, favoreciendo su estabilidad y los movimientos «accesorios» en la glena gracias a su propia contracción. Estos músculos son:

  • El pequeño rotador externo redondo del hombro.
  • El infraespinoso (o infraespinoso), también un poderoso rotador externo del hombro.
  • El supraespinoso , un importante abductor del hombro y un débil rotador externo con sus fibras más posteriores.
  • El subescapular , el único de los cuatro músculos que tiene la función de intrarutar el hombro.
    manguito rotador

Vista posterior de los músculos del manguito rotador.

Algunos autores también consideran al tendón de la cabeza larga del bíceps braquial una parte activa del manguito que, debido a su trayecto por encima de la cabeza del húmero, contribuye significativamente a la estabilidad articular.

Bíceps braquial

Además de las funciones selectivas que acabamos de mencionar, el manguito rotador tiene, en su conjunto, un papel decisivo en la salud y funcionalidad del hombro. 

Como se ha visto anteriormente, en efecto, la articulación glenohumeral del hombro se caracteriza por su inestabilidad natural (que representa el «precio a pagar» por la gran movilidad de que dispone el hombro) y por la escasa congruencia de sus superficies articulares. 

Mientras que por un lado tenemos importantes contramedidas pasivas como el labrum (o labrum) glenoideo y el aparato capsular y ligamentoso, por otro lado también tenemos contramedidas activas , como el manguito rotador.

Vista posterior de los músculos del manguito rotador

La localización específica de los músculos del manguito rotador determina un verdadero «abrazo de contención» con una acción directa de control y estabilidad sobre la cabeza del húmero. 

En este contexto podemos por lo tanto considerar al manguito rotador como un «manguito» contenedor cuya contracción muscular activa compensa la inestabilidad dictada por las características estructurales y articulares del hombro.

Músculos que mueven el hombro

Los músculos que mueven el hombro , entendido como la articulación glenohumeral, se encuentran entre los más famosos en el entorno del fitness, ya que son más superficiales, voluminosos y estéticamente influyentes.

El músculo deltoides se puede dividir en tres porciones distintas: deltoides anterior, deltoides intermedio y deltoides posterior. Estos tres haces se originan respectivamente en la clavícula, el acromion y la espina de la escápula, y se unen para insertarse al nivel de la tuberosidad deltoidea del húmero. 

El deltoides en su conjunto es el abductor del hombro más poderoso. Sus fascículos anteriores flexionan e intrarotan el húmero, sus fascículos intermedios abducen el húmero y sus fascículos posteriores se encargan de extender, aducir en el plano frontal, abducir en el plano transverso y extrarrotar el húmero.

El músculo pectoral mayor se caracteriza por un vientre muscular en forma de abanico, también dividido en varios haces: las fibras más altas se denominan » claviculares «, mientras que la porción intermedia e inferior se define como » esternocostal «. 

El pectoral mayor es un poderoso intra- rotador y aductor del hombro a lo largo del plano frontal y transversal, se flexiona con sus fascículos más altos (claviculares) y se extiende desde la posición de máxima flexión hasta la más baja (esternocostal).

Vista frontal del pectoral mayorLos músculos dorsal y redondo mayor tienen localizaciones diferentes pero funciones comunes. De hecho, ambos determinan movimientos de aducción , extensión y rotación interna a nivel del hombro.

La gran dorsal es mucho más voluminosa y poderosa que la gran rotonda, que puede verse como una «gran dorsal en miniatura».

Vista posterior de los músculos dorsal

El bíceps braquial también afecta los movimientos del hombro. Su origen a nivel de la escápula, de hecho, lo convierte en un músculo biarticular, que garantiza movimientos de flexión del hombro con ambas cabezas y abducción del hombro con su cabeza larga (en particular cuando el húmero comienza en rotación externa).
bíceps braquialLa cabeza larga del tríceps braquial es la única porción de este músculo que tiene influencia sobre el hombro, determinando en este último nivel una asistencia en los últimos grados del movimiento de extensión y aducción.
Vista posterior del tríceps: primero con sus 3 fascículos, luego aislando la cabeza larga, la cabeza medial y la cabeza lateral

Biomecánica y movimientos del hombro

¿Cómo funciona el hombro?

El hombro en su conjunto es capaz de realizar movimientos en todos los planos a través de los músculos que lo componen. La articulación glenohumeral en particular, gracias a su morfología, permite llevar el brazo por encima de la cabeza, por detrás de la espalda y por delante del tronco en infinidad de combinaciones que permiten innumerables actividades de la vida diaria. 

La articulación glenohumeral es la protagonista en cuestión pero su funcionalidad no puede expresarse en su máximo potencial sin la decisiva contribución del resto de articulaciones. Veamos cómo esto se vuelve posible.

La articulación glenohumeral es capaz de realizar cuatro pares de movimientos a lo largo de tres planos diferentes.

  • El movimiento de abducción permite que el brazo se mueva lateralmente del cuerpo y ocurre a lo largo del plano frontal. Tiene un ancho de 180°. 
  • La excursión completa está garantizada por los movimientos humerales y escapulares. En particular, los movimientos humerales están garantizados por los músculos deltoides y supraespinoso que permiten que el húmero gire hacia arriba, y por el manguito rotador que estabiliza y desliza el húmero permitiendo una alineación óptima con la escápula. 
  • Los movimientos escapulares, que se ven favorecidos por los movimientos de la clavícula, permiten llevar el brazo por encima de la cabeza. En este caso, la escápula gira hacia arriba y se eleva ligeramente gracias a la acción del músculo trapecio superior y serrato anterior. 
  • En la fase final del movimiento, la excursión se completa con un movimiento de extensión torácica que se limita en caso de hipercifosis. En general podemos decir que la abducción se rige por un ritmo escapulohumeral de 2:1 con la primera parte del movimiento caracterizada por el movimiento humeral y la segunda parte del movimiento caracterizada por los movimientos escapulares. 
  • Del total de 180° podemos decir que 120° están determinados por el húmero y 60 por la escápula y la clavícula juntas.
  • El movimiento de aducción permite que el brazo se acerque al cuerpo y ocurre a lo largo del plano frontal. Tiene solo unos pocos grados de ancho cuando se asocia con flexión o extensión (brazo delante o detrás del cuerpo). El movimiento está garantizado por numerosos y poderosos músculos incluyendo el gran dorsal, el gran pectoral y la gran rotonda.

El movimiento de aducción

  • La aducción y la abducción también pueden ocurrir a lo largo del plano transversal cuando llevamos el brazo por delante y por detrás del tronco, respectivamente, manteniéndolo elevado a la altura del hombro. Tienen una amplitud de 140° y 30°. 
  • El movimiento de aducción horizontal está garantizado por el pectoral mayor , mientras que el movimiento de abducción horizontal está garantizado por el músculo deltoides posterior.

La aducción horizontal

  • El movimiento de flexión permite que el brazo se eleve frente al cuerpo y ocurre a lo largo del plano sagital. Tiene un ancho de 180°. El movimiento está garantizado en músculos como el deltoides anterior, el pectoral mayor con sus haces más altos y el bíceps braquial. 
  • El movimiento de extensión, por otro lado, permite que el brazo se eleve por detrás del cuerpo y también ocurre a lo largo del plano sagital. Tiene una amplitud de 50°.
  • El movimiento está garantizado por músculos como el deltoides posterior, el pectoral mayor con sus fascículos inferiores, el tríceps braquial , el gran dorsal y el redondo mayor.

Flexión-extensión de hombro
Movimientos de flexión de hombro a 80° (de centro a izquierda) y extensión de hombro a 30° (de centro a derecha)

El movimiento de rotación externa ocurre a lo largo del plano transversal y se evalúa con el codo flexionado a 90°. Planea llevar el antebrazo hacia afuera comenzando con el codo a un lado. 

Tiene una amplitud de 80°. El movimiento está garantizado en músculos como el deltoides posterior, redondo menor, supraespinoso e infraespinoso. El movimiento de rotación interna ocurre a lo largo del plano transversal y se evalúa con el codo flexionado a 90°. 

Planea llevar el antebrazo hacia adentro frente al vientre comenzando con el codo a lo largo del costado. Tiene una amplitud de 100° por lo que se necesita llevar el brazo detrás de la espalda para que se complete. 

El movimiento está garantizado por músculos como el pectoral mayor, el dorsal mayor , el redondo mayor y el subescapular.
El movimiento de rotación externa

Conclusiones sobre el hombro

En conclusión, podemos decir que el hombro es una articulación extremadamente compleja y sofisticada, con gran movilidad e involucrada en casi todos los movimientos diarios del miembro superior. 

El correcto funcionamiento de esta articulación está garantizado por un vasto conjunto de huesos, articulaciones, ligamentos y músculos que actúan en sinergia para preservar una biomecánica óptima en un complejo articular tan fascinante y evolucionado.

Ir arriba