Espalda

Los músculos de la espalda cubren toda la parte posterior del tronco y se componen esencialmente de una capa profunda, una capa media y una capa superficial. 

En este artículo echamos un breve vistazo a la anatomía y las funciones de estos músculos, que pueden ser objeto de ejercicios (no sólo en el gimnasio) para aliviar el dolor de espalda.

Músculos superficiales e intermedios de la espalda: anatomía y funciones

La capa superficial de la musculatura de la espalda (a veces denominada «musculatura extrínseca de la espalda») está formada por músculos que tienen una marcada influencia en la estética del cuerpo y son también los más populares entre los aficionados al fitness y al culturismo.

El músculo grande de la espalda, el más grande de nuestro cuerpo, que se origina a nivel de la pelvis, la fascia toracolumbar, las vértebras torácicas y las costillas para insertarse a nivel de la cresta del tubérculo menor.

Desempeña el papel de extensor, aductor e intrarrotador del hombro, así como de extensor del tronco y antiversor de la pelvis.

Gran dorsal

Los romboides (pequeños y grandes), situados en el centro de la espalda, que se proyectan desde el margen medial de la escápula hasta las vértebras cervicales bajas y torácicas altas. 

Son músculos fundamentales para acercar las escápulas a la columna vertebral (realizando movimientos de «retracción» y «rotación caudal» de la escápula) y también se estimulan durante los movimientos de tracción, remo y escalada como sinergistas del gran dorsal.

romboides

El trapecio, formado por tres haces: uno superior, uno medio y uno inferior, cubre la parte superior de la espalda con un origen en la nuca, las vértebras cervicales y torácicas, insertándose después en la escápula y la clavícula. 

Actúa a nivel escapular y cervical, extendiendo este último y contribuyendo decisivamente a mover la escápula con elevación y rotación craneal (superior), retracción (media) y depresión (inferior).

trapecio

El elevador de la escápula: es un músculo que se origina en las apófisis transversas de las cuatro primeras vértebras cervicales y se inserta a nivel del ángulo superior de la escápula. 

A la luz de sus inserciones anatómicas en las vértebras cervicales y en la escápula, el músculo elevador de la escápula tiene numerosas funciones: a nivel cervical, determina un movimiento de rotación ipsilateral, de extensión y de inclinación ipsilateral. 

A nivel escapular, en cambio, determina un movimiento de depresión, rotación caudal y ligera retracción. 

En particular, el elevador de la escápula es sinérgico con el trapecio en cuanto a la retracción, mientras que es su antagonista en cuanto a la rotación escapular.

Elevador de la escápula

El dentado anterior: es un músculo perteneciente al complejo de la musculatura escapulotorácica. 

Se origina con 9-10 dígitos de la primera a la novena costilla, y se dirige anteriormente a la escápula, hasta insertarse a lo largo de todo el margen medial de la propia escápula, desde el ángulo superior al inferior. 

Dada la extensión del vientre muscular que lo compone, podemos subdividir el gran dentado en tres porciones distintas que, basándose en la orientación de sus fibras, poseen funciones anatómicas diferentes.

En concreto, las fibras que desde la primera y la segunda costilla discurren hasta el ángulo superior de la escápula constituyen la porción superior; las fibras que desde la segunda y la tercera costilla discurren hasta el margen puramente medial forman la porción intermedia y, finalmente, las fibras que desde la cuarta hasta la novena costilla discurren hasta el ángulo inferior constituyen la porción inferior (que representa la parte más fuerte y prominente de todo el músculo).

En virtud de su localización anatómica y de la dirección de las fibras que lo componen, podemos afirmar con certeza que el músculo dentado, inervado por el nervio torácico largo, tiene la función de adherir la escápula al tórax. Esta función se realiza en sinergia con los músculos romboides y trapecios. El gran dentado también tiene importantes funciones a nivel escapular:

  • Con su parte superior extienda la escápula.
  • Con su porción intermedia se protrae, se inclina posteriormente y rota la escápula cranealmente (la glenoides rota hacia arriba).
  • Con la porción inferior se protrae, se inclina posteriormente y rota la escápula cranealmente.

Aunque músculos como el elevador de la escápula, el romboide y el dentado anterior se encuentran en la espalda, técnicamente muchos textos los clasifican como pertenecientes a los músculos de las extremidades superiores.

Escápula

El cuado lumbar: es un músculo situado desde la pelvis hasta la última costilla y las vértebras lumbares, que tiene la función de extender e inclinar la columna vertebral. 

Se origina en la cresta ilíaca y se proyecta superiormente para insertarse a nivel de la 12ª costilla y de las cuatro primeras vértebras lumbares.

Dada su ubicación, es un músculo capaz de extender la columna lumbar y desempeña un papel fundamental en la gestión de la inclinación lateral del tronco: de hecho, controla la inclinación contralateral del torso a través de una contracción excéntrica, mientras que contribuye significativamente al retorno a la posición neutra mediante una contracción concéntrica.

Cuadro lumbar

Los músculos trapecio y gran dorsal representan los más superficiales de los mencionados hasta ahora, seguidos por los más profundos romboides y elevadores de la escápula. 

El músculo dentado anterior, en cambio, está situado más lateralmente en el tórax. La activación bilateral de la mayoría de los músculos de la capa superficial extiende la región adyacente del tronco, mientras que la activación unilateral inclina el tronco lateralmente y, en la mayoría de los casos, contribuye a su rotación.

La capa intermedia de la musculatura de la espalda, en cambio, está formada por los músculos posterosuperior y posteroinferior de la dentadura. Están situados a mayor profundidad que los músculos romboides y el músculo grande de la espalda. Son músculos sutiles y contribuyen poco al movimiento y la estabilidad del tronco; en cambio, su función está más relacionada con la mecánica de la respiración.

La capa media de los músculos de la espalda

Músculos de la espalda: anatomía y funciones

La capa muscular profunda de la espalda está formada por el grupo de músculos erectores de la columna vertebral, los músculos transverso-espinales y los músculos segmentarios cortos. Estos músculos también se denominan músculos «intrínsecos» de la espalda.

En general, siguiendo una dirección superficial profunda, las fibras de los músculos de la capa profunda se vuelven progresivamente más cortas e inclinadas. Los músculos pertenecientes al grupo más superficial de los músculos erectores de la columna vertebral pueden extenderse a lo largo de toda la columna, mientras que los músculos pertenecientes al grupo más profundo de los músculos segmentarios cortos sólo atraviesan una articulación intervertebral.

Grupo de músculos erectores de la columna vertebral:

Los músculos erectores de la columna vertebral son un grupo extendido y poco definido de músculos, que discurren a ambos lados de la columna vertebral, a la anchura de una mano de las apófisis espinosas vertebrales. 

Los erectores de la columna vertebral están formados por los músculos iliocostalis, muy largo y espinal, respectivamente. 

Cada músculo se subdivide además topográficamente en tres regiones, para un total de nueve regiones musculares identificables. 

La mayoría de los músculos erectores de la columna vertebral tienen una inserción común a través de un gran y grueso tendón común situado en la región del sacro.

Los músculos espinales incluyen el músculo espinal del tórax, el músculo espinal del cuello y el músculo espinal de la cabeza. En general, esta pequeña y a menudo indistinta (o ausente) columna muscular se origina en la parte superior del tendón común. Desde aquí, el músculo asciende y se inserta en las apófisis espinosas adyacentes de la mayoría de las vértebras torácicas o, en la región cervical, en el ligamento nucal.

Músculos espinales

Los músculos muy largos incluyen el músculo largo torácico, el músculo largo del cuello y el músculo largo de la cabeza.

Como grupo, estos músculos forman el mayor y más desarrollado de todos los erectores de la columna vertebral. Las fibras del músculo largo torácico se abren en abanico cranealmente en el tendón común y luego se insertan en el extremo posterior de la mayoría de las costillas.

El músculo más largo del cuello corre en dirección medial y se inserta en el tubérculo posterior de las apófisis transversas de las vértebras cervicales.

El músculo más largo de la cabeza, en cambio, discurre ligeramente en dirección lateral y se inserta en el margen posterior de la apófisis mastoides del hueso temporal. 

El ángulo ligeramente oblicuo de la porción superior del músculo loargo de la cabeza y el cuello sugiere que estos músculos son capaces de ayudar a la rotación ipsilateral de la región craneocervical.

Músculo largo del cuello

Los músculos iliocostales incluyen el músculo iliocostal del lomo, el músculo iliocostal de la espalda y el músculo iliocostal del cuello. Este grupo ocupa la columna más lateral de los músculos erectores de la columna vertebral. El músculo iliocostal de los lomos se origina en el tendón común y se dirige hacia arriba y ligeramente hacia fuera para insertarse lateralmente en las esquinas de las costillas inferiores.

El músculo iliocostal de la espalda, en cambio, discurre verticalmente para insertarse lateralmente en el ángulo de las costillas medias y superiores.

A partir de este punto, el músculo iliocostalis del cuello continúa cranealmente para insertarse en las apófisis transversas de las vértebras de la región cervical media, junto con el músculo largo del cuello.

Los músculos ileocostales

Topográficamente, este grupo de músculos se extiende a lo largo de toda la columna, y la consecuencia de ello es que poseen un amplio pero tosco potencial de movimiento.

De hecho, son músculos que durante una contracción bilateral extienden la columna vertebral en su totalidad, la estabilizan durante una elevación y determinan a nivel lumbar una extensión con una inclinación anterior de la pelvis y un consiguiente aumento de la lordosis lumbar.

En cambio, mediante una contracción unilateral, sólo el músculo iliocostalis tiene un brazo de palanca aceptable para determinar una inclinación ipsilateral del torso. 

La peculiaridad de estas capas musculares es que a medida que se desciende más profundamente y se acerca a las vértebras, las capas musculares se vuelven más cortas, más oblicuas y menos extendidas.

Grupo muscular transverso-espinal

Inmediatamente por debajo de los músculos erectores de la columna vertebral se encuentra el grupo muscular transverso-espinal, formado por los músculos semiespinales, multifidus y rotadores. 

Los músculos semiespinales se sitúan en la superficie, el multífido es intermedio y los músculos rotadores se sitúan en la profundidad. La denominación «transverso-espinal» hace referencia a las inserciones de la mayoría de estos músculos, es decir, desde las apófisis transversas de una vértebra hasta las apófisis espinosas de la vértebra situada justo encima.

Con algunas excepciones, estas inserciones alinean la mayoría de las fibras musculares en dirección craneal y medial. Los músculos de este grupo son morfológicamente similares, variando principalmente en su longitud y en el número de articulaciones intervertebrales sobre las que discurre cada músculo.

músculos transverso-espinales

Los músculos semiespinales están formados por el músculo semiespinal del tórax, el músculo semiespinal del cuello y el músculo semiespinal de la cabeza.

En general, cada músculo atraviesa de seis a ocho articulaciones intervertebrales. El músculo semiespinal del tórax está formado por muchos fascículos musculares finos interconectados por largos tendones.

Las fibras musculares de este músculo se extienden desde las apófisis transversas torácicas hasta las apófisis espinosas toracocervicales.

El músculo semiespinal del cuello, mucho más grueso y desarrollado que el músculo semiespinal del tórax, se extiende desde las apófisis transversas torácicas superiores hasta las apófisis espinosas cervicales medias. 

Las fibras musculares que se insertan en la prominente apófisis espinosa de la epístola, en particular, están bien desarrolladas y actúan como importantes estabilizadores de los músculos suboccipitales.

El semiespinal de la cabeza se encuentra más profundo que los músculos esplenio y trapecio. La parte más profunda del músculo está formada por fascículos que discurren cranealmente para insertarse en las apófisis articulares de las vértebras cervicales medias. 

Los músculos semiespinales del cuello y la cabeza son los músculos más grandes que cruzan la nuca, y su tamaño y orientación les permiten producir una fuerte extensión de la región craneocervical.

Semiespinal de la cabeza

El multífido está situado a mayor profundidad que los músculos semiespinales, y se extiende entre la parte posterior del sacro y la epístola. 

Los componentes del multífido se originan en la apófisis transversa de una vértebra y se insertan en la apófisis espinosa de una vértebra situada de dos a cuatro articulaciones intervertebrales hacia abajo.

El músculo multifilamento a nivel lumbosacro es más grueso y está más desarrollado que en el resto de zonas de la columna vertebral, y contribuye a la masa muscular fácilmente palpable en la zona paraespinal lumbar. 

Las fibras de este músculo son cortas y gruesas: un diseño arquitectónico que proporciona una excelente estabilidad en la base de la columna vertebral.

multífido

Los músculos rotadores son los más profundos del grupo muscular transverso-espinal. Al igual que el músculo multífido, los rotadores están formados por una serie de fibras musculares individuales. 

Aunque están presentes en toda la columna vertebral, están más desarrollados en la región torácica. 

Cada fibra encaja entre la apófisis transversa de una vértebra y la lámina (y la apófisis espinosa) de la vértebra situada una o dos articulaciones intervertebrales más arriba. 

Por definición, el músculo rotador corto abarca una articulación intervertebral, mientras que el músculo rotador largo abarca dos articulaciones intervertebrales.

Músculos rotadores

En general, los músculos transverso-espinales atraviesan menos articulaciones intervertebrales que el grupo de músculos erectores de la columna vertebral: esta característica sugiere que, en general, estos músculos cumplen la función de generar movimientos controlados relativamente finos y estabilizadores en la columna vertebral.

Al contraerse bilateralmente, los músculos transverso-espinales extienden la columna vertebral, ampliando también la lordosis cervical y lumbar y disminuyendo la cifosis torácica. 

Los músculos semiespinales del cuello y de la cabeza son extensores bien desarrollados de la región craneocervical, mientras que el músculo multífido es un importante extensor de la región lumbar, que representa dos tercios de la estabilidad muscular de esta región.

Al contraerse unilateralmente, los músculos transverso-espinales inclinan la columna vertebral lateralmente, sin embargo, su contribución a esta acción es limitada debido a su proximidad a la columna vertebral. 

Los músculos transverso-espinales más oblicuos participan en la rotación contralateral de la columna vertebral.

Grupo muscular segmentario corto

Grupo muscular segmentario corto

El grupo muscular segmentario corto, que incluye los músculos interespinales y los músculos intertransversales, que se encuentran a mayor profundidad que el grupo muscular transverso-espinal, completa las capas.

El término «segmentario corto» se refiere a la longitud extremadamente corta y a la organización típicamente segmentada de los músculos.

Cada músculo individual intraespinal o intertransversal atraviesa una sola articulación intervertebral, conectando una apófisis espinosa vertebral y la siguiente en el primer caso, y una apófisis transversa y la siguiente en el segundo.

Estos músculos están más desarrollados en la región cervical, donde el control preciso de la cabeza y el cuello es crucial. Cada par de músculos interespinosos se encuentra a ambos lados del ligamento interespinoso correspondiente, al que suele unirse. 

Los músculos interespinosos tienen una palanca relativamente favorable y una dirección óptima de las fibras para producir un movimiento de extensión.

El alcance de este movimiento, sin embargo, es relativamente limitado, teniendo en cuenta el pequeño tamaño de los músculos y, por tanto, el bajo potencial de fuerza que poseen. 

Cada par de músculos intertransversos derecho e izquierdo se encuentra entre apófisis transversas adyacentes, y la contracción unilateral de estos músculos inclina la columna vertebral lateralmente.

La naturaleza segmentada de los músculos interespinales e intertransversales es ideal para el control motor fino de la columna vertebral durante el movimiento. 

Como estos músculos unisegmentarios poseen una densidad relativamente alta de husos musculares, una de sus peculiaridades es la de proporcionar al sistema nervioso una rica fuente de retroalimentación sensorial-propioceptiva, especialmente en la región cráneo-cervical.

Shopping Basket