Culturismo después de 50 años: ¿qué cambia?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Culturismo después de 50 años: ¿qué cambia?

Es común que a partir de los 40 años empecemos a perder la motivación y aumentemos de peso. Es natural, varios estudios científicos lo demuestran. Por otro lado, es mejor no tomarlo como una fatalidad porque es precisamente pasados ​​los 40-50 años que tu estilo de vida será más determinante sobre tu estado general de salud.

Si no quiere acumular enfermedades relacionadas con la edad, manténgase físicamente y, ¿por qué no incluso comenzar con el culturismo? Cada vez veo más gente mayor en mi gimnasio, principalmente por la mañana, ¡y es agradable! Está bien.

Malos hábitos después de los 50

Las generaciones anteriores a nosotros no necesitaban ir al gimnasio porque su estilo de vida significaba que siempre estaban en movimiento. Somos sedentarios y necesitamos reservar parte de nuestro tiempo para hacer ejercicios voluntarios.

Pero a partir de cierta edad el deporte tiene menos importancia en nuestras vidas. Por qué? Porque muchos todavía no han entendido que también hacemos deporte por nuestra salud y no solo para mantener un cuerpo estético. ¡Esto es especialmente cierto en el culturismo! Cuando somos jóvenes queremos músculos grandes así que vamos a entrenar, y poco a poco el físico importa menos, así que paramos.

Además de dejar de hacer ejercicio, desarrollamos malos hábitos alimenticios.Comemos más grasas, bebemos más alcohol, no dedicamos tiempo a cocinar… Consecuencias: falta de energía, pérdida de libido, engordamos…

Sé que los pocos médicos que aconsejan deportes para personas mayores recomiendan nadar, caminar rápido… ¡Pero también quiero recomendar el culturismo!

¿Es importante desarrollar músculo después de los 50?

Lo sospechas un poco, ¡pero sí es importante! Todos perdemos músculo con el tiempo, pero tiende a acelerarse después de los 50 años. Esta pérdida de músculo puede tener grandes consecuencias para la salud.

¿Se puede elegir el culturismo como deporte después de los 50? SÍ

La importancia de los músculos.

Tu cuerpo tiene al menos 700 músculos. Obviamente son esenciales para nosotros y tienen 2 funciones principales:

  • Una función postural: ayudan a sostener nuestro esqueleto y le permiten funcionar de manera óptima. El problema es que con la edad tendemos a hacer menos ejercicio físico, y esta es la causa de las principales dolencias de la vejez: pierdes el tono muscular lo que favorece problemas de tendinitis, dolor de espalda, te lesionas con facilidad, tienes problemas de equilibrio., etc.
  • Una función dinámica: Te permiten estar en movimiento, moverte, pero también te permiten protegerte. En caso de impacto, si tenemos una masa muscular suficientemente grande, reduciremos la gravedad de la lesión. Esto es cierto a cualquier edad, pero con la pérdida de masa muscular general después de los 50 años, uno se vuelve cada vez más vulnerable.

Los adultos sedentarios pierden una media del 3 al 8% de su masa muscular total cada 10 años, además de la ganancia de grasa por el metabolismo lento. La práctica del deporte puede limitar estos efectos: con el entrenamiento con pesas mantienes estable tu masa muscular y aumentas tu metabolismo al mismo tiempo que ¡reduces el aumento de peso!

Hay muchos otros efectos positivos para la salud: el culturismo aporta beneficios cardiovasculares con la reducción de la presión arterial, pero también una reducción del colesterol, un aumento de la densidad ósea, etc.

¿Cómo es una sesión de musculación después de los 50?

Los formatos de entrenamiento que permiten progresar son generalmente exactamente los mismos independientemente de la edad. Los programas de formación que ofrezco, o que puedes encontrar en cualquier parte de Internet, siguen siendo válidos tengas 20, 40 o 60 años.

Naturalmente, hay una serie de puntos que tendrás que tener en cuenta porque tu cuerpo ya no funciona igual después de 50 años. No tienes el mismo metabolismo, tu cuerpo funciona más lento por lo que debes prestar aún más atención a tu nutrición, manejo del estrés, dormir bien, etc.

Evita gestos demasiado explosivos y cargas demasiado pesadas para preservar tus articulaciones.

Aconsejaría escuchar más a tu cuerpo después de cierta edad. Aunque los estudios tienden a demostrar que podemos mantener el mismo volumen de entrenamiento, o incluso aumentarlo si queremos ganar masa, personalmente te diría que tengas cuidado. Hasta 60 años todavía está bien. Por otro lado, a partir de los 60 años, recomiendo a mis clientes aumentar el tiempo de recuperación entre sesiones y llevar pesos no demasiado pesados.

Si siente dolor o incluso solo dolores de la sesión anterior, deje pasar otro día

Sepa que incluso puede hacer más que evitar esta pérdida de músculo: aún es posible aumentar su masa muscular después de 50 años, pero es cierto que la progresión será más débil con el mismo esfuerzo.

¡Tomar acción!

¿Tienes más de 50 años y notas que estás perdiendo masa muscular? ¡Reacciona ahora iniciando un programa de culturismo! Nunca es demasiado tarde para empezar y te garantizo que me lo agradecerás en unos años.

En mi sitio encontrará una parte especial de programas y ejercicios. No hay nada a la venta, todo es gratis… ¡Solo te doy consejos y recomendaciones de ejercicios que puedes hacer desde casa con un mínimo de equipo!

Pero para estar más motivado, puedes muy bien suscribirte a un programa de entrenamiento pago y/o ir a un gimnasio para tomar clases grupales.

Bono: 6 consejos de dieta para un cuerpo firme

Un cuerpo firme, todos lo soñamos… ¡Y más a partir de los 50 años! Si hacer deporte es fundamental, comer bien es la clave para obtener resultados rápidos. Aquí están las 6 reglas de oro para empezar:

1. Come sano

Tener un cuerpo firme, tonificado y esbelto, muchos lo prometen, pocos lo logran… Llevados por múltiples mandatos nutricionales contradictorios, ya no sabemos realmente lo que es bueno para nosotros. Volvamos a centrarnos en lo esencial: si viene de la «madre naturaleza», ¡vamos!

Por ejemplo: carnes blancas (pollo, pavo…), pescados (salmón, caballa, sardinas…), huevos, frutas y verduras…. La «madre naturaleza» no hace barras de chocolate, dulces, pizzas, refrescos y otros platos preparados demasiado salados o demasiado grasosos…

2. Bebe… ¡agua!

¡El agua no engorda! Cero calorías… Lo ideal es beber más entre comidas, ¡eso es lo que hacen los japoneses! Bebe antes de que la sensación de sed te golpee, especialmente si haces ejercicio regularmente. Beber dos vasos de agua una hora antes de una comida llena algo de espacio en el estómago y, por lo tanto, consume porciones más pequeñas.

3. Concéntrate en las proteínas

Por ahora, no hemos encontrado una mejor manera de fortalecer el músculo. En cantidad, esto corresponde a aproximadamente 1,5 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal. Ejemplo, si peso 60 kilos, debo tomar alrededor de 120 g de proteína por día.

¿Dónde encontrarlos? Pechugas de pollo (o pavo), huevos (tortillas, revueltos, duros, pasados ​​por agua, etc.), pescados (bacalao, raya, salmón, pescadilla, etc.). Para los vegetarianos, haz una alianza nutritiva entre cereales y legumbres (lentejas, garbanzos, etc.). Deberá consumir una cantidad mayor para alcanzar la misma proporción que con la proteína animal.

4. ¡Come fibra!

¡Nos encanta la fibra! Al contrario de cierta dieta ultraconocida y muy proteica…. Llena de nutrientes esenciales, la fibra mejora el tránsito, promueve la saciedad y contribuye al equilibrio ácido-base de su cuerpo.

¿Dónde encontrarlos? Brócoli, judías blancas, calabacines, manzanas, ciruelas pasas, salvados de cereales, almendras, orejones… ( Ver también mi artículo: Alimentos ricos en fibra)

5. Toma solo las grasas buenas

Tu músculo necesita algo de grasa para funcionar bien, pero no cualquier grasa. Prefiere aquellos con Omega 3 como nueces, avellanas y almendras, aceitunas, pescados grasos (sardinas, salmón, etc.). El aguacate, ciertamente rico en lípidos, también está provisto de ácidos grasos monoinsaturados, aquellos que preservan la buena salud cardiovascular. Nosotros optamos por 1 a 2 por semana, ¡no más!

6. ¡Hacemos trampa! (un poco)

¡Seamos honestos! Es muy complicado comer sano en todas las circunstancias. Nos aburrimos, nos desanimamos y, a veces, nos damos por vencidos cuando estábamos en el camino correcto.

Por lo tanto, es preferible «hacer trampa» de vez en cuando, una o dos veces por semana, para salir de los grilletes, comer algunos Alimentos placenteros y luego encontrar reglas de vida más saludables.

2 páginas que te interesarán:

➜ ¿Por qué andar en bicicleta estática? Los beneficios

➜ Resultados de un estudio: el deporte utilizado como medicina

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Shopping Basket