Comprender y tratar el dolor lumbar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Comprender y tratar el dolor lumbar

En Francia, el dolor de espalda se considera el mal del siglo. La lumbalgia afecta a más de uno de cada dos franceses.¡Esta patología es el tercer mayor gasto sanitario público y provoca hasta 13 millones de días de baja al año!

¿Y si el dolor lumbar no fuera una fatalidad? ¿Qué es el dolor lumbar y cómo se puede prevenir/tratar?

Lumbalgia: definición

La lumbalgia es una patología de la región lumbar de la columna (espalda baja). Puede ocurrir como consecuencia de traumatismos físicos, malas posturas y ser el resultado de “estrés considerados importantes y repetitivos a lo largo de la vida: transporte de cargas, deportes, movimientos repetitivos, torceduras. «.

Eventualmente, las limitaciones, los desequilibrios y las compensaciones a nivel de los músculos, ligamentos y articulaciones de nuestra columna vertebral (CV) ya no le permiten realizar sus funciones, que son a la vez fundamentales y… ¡vitales!

La columna vertebral debe:

  • Soportar el peso de nuestro cuerpo,
  • Protege nuestro sistema nervioso,
  • permitir el movimiento,
  • Absorbe los golpes relacionados con la locomoción y el transporte de cargas.

Para ello, debe mantener un equilibrio funcional contradictorio entre estabilidad y movilidad.

Entender la anatomía de la columna y este paradigma de “estabilidad/movilidad” es fundamental para la prevención y manejo de esta patología.

Anatomía de la columna vertebral

La columna soporta todo el esqueleto humano. Está formado por aproximadamente 33 huesos, incluidas 24 vértebras móviles separadas de un cuerpo amortiguador y estabilizador llamado «disco intervertebral» (o IVD):

  • 7 vértebras cervicales
  • 12 vértebras torácicas
  • 5 vértebras lumbares
  • 5 vértebras sacras fusionadas que forman el sacro
  • 3 a 5 vértebras coccígeas fusionadas que forman el hueso del cóccix

Es esta organización la que le da movilidad en 3D y le permite orientar la cabeza, el tronco y los miembros superiores de nuestro cuerpo.

Sin embargo, la columna vertebral debe permanecer lo suficientemente estable y rígida para proteger nuestro sistema nervioso.

¡Requiere una musculatura poderosa para soportar la masa de la cabeza, la cintura escapular, el tronco y la caja torácica que representan aproximadamente el 50% de nuestra masa corporal!

Sus 3 (+1) curvaturas fisiológicas también le permiten aumentar su resistencia a los esfuerzos mecánicos internos y externos:

  • Lordosis cervical
  • cifosis dorsal,
  • Lordosis lumbar
  • (+ una cifosis a nivel de las vértebras soldadas del sacro)

Como escribe Olivier Pauly en su libro Posture et Gainage, » la resistencia de una columna es proporcional al cuadrado del número de sus curvaturas más uno «, es decir, para las 3 primeras curvaturas 3²+1 = 10.

¡Una columna con 3 curvaturas es por lo tanto 10 veces más resistente que una columna sin curvatura!

La región lumbar, un punto débil de la estructura espinal

La región lumbar está sujeta a muchas limitaciones ya que se encuentra en la parte inferior de la columna vertebral. Soporta más peso que las vértebras torácicas cervicales y dorsales.

Esta región inferior también descansa sobre el sacro (meseta sacra) que tiene una inclinación más o menos importante y que está sometido a esfuerzos importantes, que pueden provocar el deslizamiento de la última vértebra lumbar (L5) frente a la primera vértebra del sacro. (S1). Esta zona es claramente el punto débil de la estructura de la columna…

La pelvis, formada por el cóccix y el sacro, también puede ser responsable de la inestabilidad de la columna. Su papel es decisivo en el equilibrio de la columna vertebral y es un elemento importante en el manejo de las curvaturas de la columna. Esta es un área importante a considerar cuando se habla de patologías de la columna ya que cualquier movimiento o posición del sacro influirá en la lordosis lumbar y, por compensación, en la curvatura torácica y cervical.

Columna = estructura de tensegridad

Para mantenernos erguidos, nuestra columna también está estabilizada por “estructuras musculares en sinergia con ligamentos y estructuras aponeuróticas (fascias)”. Este conjunto representa una estructura de tensegridad* como un cable de sujeción que asegura la rigidez de un mástil.

Es fundamental mantener el correcto funcionamiento de los músculos erectores, estabilizadores y protectores de la columna vertebral para permitirles mantener las curvaturas vertebrales óptimas para un buen movimiento.

Moverse es bueno, moverse bien es mejor.

Músculos posteriores: entre la estabilización y el movimiento

A nivel de la espalda, hay varias capas de músculos que forman una vaina profunda. Ayudan a mantener las curvas y a estabilizar la columna (control de micromovimientos/propiocepción).

Más superficialmente, otros músculos (intertransversos, erectores de la columna, serrato anterior, dorsal ancho, trapecio) tienen un papel asociado a movimientos de mayor amplitud.

La caja abdominal para proteger la columna

Los abdominales juegan un papel particularmente importante en la «restricción abdominal neumática» y pueden reducir las tensiones en la columna vertebral en casi 1/3 cuando se levanta una carga.

  • El transversal juega por ejemplo un papel de «tirantes» (Bernadette de Gasquet, Abdominales: ¡alto a la masacre!). Ayuda a contener la columna durante su hiperextensión. Esta contracción excéntrica para ralentizar el movimiento ayuda a proteger la columna vertebral.
  • Los oblicuos permiten las inclinaciones del tronco pero también trabajan junto con el diafragma para contener la presión abdominal de manera muy efectiva como lo podría hacer un cinturón. No en vano a nivel estético trabajamos los oblicuos para “tener un vientre plano y una cintura curva”.

Resumen

En caso de debilidad lumbar, se recomienda seguir el siguiente protocolo:

  1. Consulta médica
  2. Trabajo de coordinación y fortalecimiento postural de los músculos estabilizadores de la columna (corsé lumbo-abdominal)
  3. Trabajo de movilidad y estiramientos progresivos
  4. Fortalecimiento de los músculos relacionados con el movimiento.

Cuando los ejercicios estén bien dominados, añadir inestabilidad o peso (uno u otro) y centrarse siempre en la calidad de la ejecución.

*Tensegridad: facultad de una estructura de estabilizarse por el juego de las fuerzas de tensión y compresión que allí se distribuyen y allí se equilibran.

Fuentes

  • Entrenamiento BPJEPS con Olivier Allain, preparador físico y preparador físico en la Escuela Eficiencia. Para ir más allá, recomiendo leer su excelente artículo publicado en Sci-Sport: Dolor de espalda y Lumbalgia: Acción y verdades. ¡Encontrarás más de 50 referencias científicas allí!
  • Postura y revestimiento: salud y rendimiento, Olivier Pauly (tapa blanda, 13 de mayo de 2016)

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Ir arriba