Cómo meditar: meditación simple para principiantes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Cómo meditar: meditación simple para principiantes

Al igual que la hipnosis, la meditación es una actividad que tiene una serie de beneficios para la salud, tanto física como mental. Permite, entre otras cosas, reducir el estrés, calmar nuestra mente y mejorar nuestra concentración. ¡Déjate guiar a través de este artículo enseñándote los conceptos básicos para meditar como un profesional!

¿Qué es la meditación?

La meditación se puede definir como un conjunto de técnicas diseñadas para fomentar un estado elevado de conciencia y atención enfocada.

Algunos puntos importantes a tener en cuenta sobre la meditación:

– La meditación se ha practicado en culturas de todo el mundo durante miles de años. Casi todas las religiones, incluidos el budismo, el hinduismo, el cristianismo, el judaísmo y el islam, han utilizado tradicionalmente prácticas meditativas.

– Aunque la meditación se suele utilizar con fines religiosos, muchas personas la practican independientemente de cualquier práctica religiosa o espiritual.

¿Por qué meditar? Los beneficios de la meditación

¿Por qué la meditación se está poniendo de moda? Simplemente porque esta actividad tiene muchos beneficios y sería utilizada en particular como técnica psicoterapéutica.

De hecho, los estudios han demostrado que la meditación puede tener efectos tanto fisiológicos como psicológicos. Una práctica diaria de meditación podría disminuir la depresión, la ansiedad y reducir el estrés. En general, es una técnica excelente para mejorar el estado de ánimo en el día a día, favoreciendo así un cierto Fitness> psicológico.

Otros beneficios para la salud de la meditación incluyen:

  • Mejor Fitness> emocional
  • Reducción de los trastornos del sueño.
  • Disminución de la hipertensión
  • Reduce el dolor
  • Estimulación de la actividad cerebral

Los diferentes tipos de meditación.

Hay cientos de diferentes técnicas de meditación. De nada sirve saberlas todas, es mejor centrarse en 2 o 3 técnicas y saber dominarlas. Estos son los que ya he tenido la oportunidad de probar y que utilizo cuando necesito meditar:

meditación vipassana

Es una técnica de meditación basada en la respiración. Esto tiene el efecto particular de desarrollar su atención y concentración. Es una técnica que servirá de base para otros métodos de meditación. Te aconsejo que empieces con este tipo de técnicas, porque una vez dominadas te permitirán pasar después con más facilidad a otras técnicas más complejas.

meditación trascendental

Es una técnica sencilla en la que un mantra asignado personalmente, como una palabra, un sonido o una frase corta, se repite de forma específica. Se practica durante 20 minutos dos veces al día, cómodamente sentado y con los ojos cerrados.

La idea es que esta técnica te permita instalarte profundamente en un profundo estado de relajación y descanso.

meditación zazén

También llamada mediación zen, esta técnica consiste en meditar centrándonos en nuestra respiración. La especificidad es que prestaremos más atención a los movimientos de nuestro vientre y no nos centraremos en la nariz.

La meditación zazen nos enseña a centrarnos en los pensamientos de nuestra mente, a evacuar los elementos negativos. Después de una sesión, siempre salgo con más positividad y me siento mucho más descansada.

«Aprendiendo a Meditar: Lo Básico

Meditar puede parecer simple a primera vista, pero no es necesariamente fácil dominar la técnica y convertirse en un verdadero profesional de la meditación. La clave sigue siendo la práctica y el respeto de ciertos principios básicos:

1) Siéntese o acuéstese cómodamente. Si no te sientes cómodo, puedes conseguir un asiento de meditación. Eso es lo que hice cuando empecé, porque me costaba mantener el puesto.

2) Cierra los ojos.

3) No haga ningún esfuerzo por controlar su respiración; solo necesitas respirar naturalmente.

4) Concentre su atención en la respiración y los movimientos del cuerpo con cada inhalación y exhalación. Nota el movimiento de tu cuerpo mientras respiras. Observe su pecho, hombros, caja torácica y estómago. Simplemente concéntrese en su respiración sin controlar su ritmo o intensidad. Si tu mente divaga, vuelve a centrar tu atención en tu respiración.

5) Continúe esta práctica de meditación durante dos o tres minutos para comenzar. A fuerza de práctica, gradualmente dominarás y disfrutarás practicando. Esto te permitirá extender tus períodos de meditación y variar las técnicas.

Aquí hay un video interesante sobre el tema que te permitirá completar lo que acabo de decir y que te permitirá ir más allá.

6 consejos para una buena meditación

Momento adecuado, lugar adecuado

El primer paso es comprometerse con la práctica regular, varias veces a la semana si es posible. Define cuánto tiempo vas a invertir, de 10 a 15 minutos al principio es más que suficiente.

También piensa en dónde vas a practicar. Lo ideal es un ambiente relativamente sereno y tranquilo. Se necesita disciplina y perseverancia para crear una rutina, para que la práctica de la meditación se convierta en un verdadero hábito.

Personalmente, me acostumbré a meditar durante la hora del almuerzo al mediodía. Me aíslo de 10 a 15 minutos en una habitación tranquila para practicar. Me permite volver relajado y listo para atacar mi tarde.

¿Qué ponerse?

Usa lo que quieras. Lo más importante es que estés cómodo y relajado. Si usa corbata, cinturón o bufanda, es posible que desee aflojarlo de antemano y también quitarse los zapatos o tacones incómodos. Si lo desea, también puede no usar absolutamente nada (siempre y cuando esté en la privacidad y comodidad de su propia casa). Cada uno es libre de meditar como mejor le parezca.

¿Cómo sentarse a meditar?

Puedes meditar en interiores o exteriores y sentarte en el suelo, en un cojín, banco, silla o cualquier otro objeto que te convenga. Si no lo desea, puede olvidarse con seguridad de las imágenes estereotipadas de una persona sentada con las piernas cruzadas cerca de un árbol.

A los principiantes a menudo les resulta más fácil usar una silla vertical a medida que se familiarizan con la práctica. Sentarse hacia el frente de la silla ayudará con una buena postura: espalda recta, cuello relajado, mentón ligeramente hacia adentro. Coloque sus manos en su regazo o sobre sus rodillas.

¿Cuánto tiempo debes meditar?

La duración de sus sesiones debe depender de sus preferencias, su situación y el tiempo que tiene disponible. Lo importante es que la frecuencia triunfa sobre la duración. Al principio, se recomienda comenzar con una sesión de 10 minutos. Siempre puedes dar el salto a 15 o 20 minutos a medida que te familiarices con el entrenamiento mental.

Si permanecer en silencio durante 10 minutos le parece insoportable cuando comienza, comience con meditaciones guiadas de tres o cinco minutos. También podría arriesgarse y ver cómo se siente y luego aumentar a medida que crece su confianza.

¡Ten claras tus motivaciones!

Las razones para meditar son múltiples, subjetivas y diferentes para cada uno. Pero ayuda empezar con una motivación clara en mente: saber por qué quieres meditar. Si solo tiene una vaga idea de por qué lo está haciendo, entonces probablemente tendrá dificultades para mantener la práctica.

Defina claramente lo que quiere obtener de sus sesiones, ya sea ser más feliz, más tranquilo, más concentrado o menos estresado, etc. Esto te ayudará a tener la mentalidad correcta y a mantener tu compromiso contigo mismo.

Enfócate en el momento presente

La meditación es el viaje de toda una vida, no una carrera hacia el progreso instantáneo. Siga sesión por sesión, día tras día, sabiendo que esta es una habilidad que requiere determinación, paciencia y práctica y cuyos beneficios se sienten gradualmente con el tiempo.

No hay meditación “buena” o “mala”, y no hay “éxito” o “fracaso”; sólo hay conciencia y no conciencia o distracción y no distracción. Con el tiempo, cuanto más aprende la mente a distraerse menos, más se estabiliza nuestra conciencia.

2 páginas que te interesarán:

➜ ¿Cómo y por qué hacer ejercicios de flexibilidad?

➜ Iniciación al yoga: mi consejo para empezar con buen pie

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Shopping Basket