Cómo comer más verduras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Cómo comer más verduras

Lo más probable es que no estés comiendo suficientes verduras. Un estudio publicado por Crédoc ( Centro de Investigación para el Estudio y la Observación de las Condiciones de Vida) muestra que casi las tres cuartas partes de los franceses no respetan la “regla” de comer al menos cinco frutas y verduras al día. ¿Eres parte de eso?

Las verduras son sin embargo imprescindibles y deben estar presentes a diario en nuestra dieta. Tienen la particularidad de ser ricos en vitaminas, minerales y contienen muchos otros nutrientes. Las verduras también son beneficiosas para nuestra salud y tienen propiedades adelgazantes en particular.

Generalmente, a las personas les resulta difícil comer verduras debido a sus sabores o texturas. ¡Aquí se explica cómo solucionarlo!

7 consejos para comer más verduras

1. Añade sabor a tus verduras

¿Crees que cocinar tus verduras al vapor es demasiado soso? En este caso, añade un poco de sabor y dales más gusto.

Por ejemplo, puedes añadir un poco de aceite de oliva a tu ensalada de verduras. También puede ser interesante utilizar ciertas especias para sublimar tus comidas. El comino, por ejemplo, es una buena forma de acompañar zanahorias asadas.

También es posible hacer tus propias salsas para tus verduras y hortalizas crudas: vinagreta casera, salsa de yogur, etc.

2. Prepara batidos de frutas y verduras

El batido es una gran manera de comer más verduras. Es una bebida cremosa elaborada a base de frutas y verduras mixtas a la que se le añade agua, leche o requesón según la receta.

La ventaja del batido es que es fácil de preparar. Todo lo que tienes que hacer es pelar tus frutas y verduras y mezclar todo. Además, ¡es una bebida que puedes llevar a cualquier parte! Algunas verduras pueden tener un sabor fuerte. Mezclarlos con ciertas frutas suavizará su sabor. Hay cientos de recetas, ¡puedes dejar volar tu imaginación y crear la tuya propia! Aquí está mi receta favorita:

  • 1/2 piña
  • 5 a 6 hojas de espinaca
  • 2 tallos de apio
  • 1 naranja
  • 10cl de agua

¡Mezcla todo y obtendrás una bebida rica en vitaminas que te dará la energía!

3. Diversifica los métodos de cocción

¡Comer frijoles enlatados o congelados nunca ha sido un sueño! Una solución? Ponte en la cocina y reconéctate con los diferentes sabores de las verduras.

Hay varias formas de cocinar las verduras. El método de cocción, así como la forma en que los vayas a preparar, puede permitirte obtener una textura y un sabor diferente. Aquí hay diferentes técnicas que puede usar:

  • Hirviendo
  • Cocción al vapor
  • Horneando
  • Sartén
  • cocina wok
  • Cocinar en microondas
  • Cocción frita
  • Cocinar a la barbacoa / a la plancha

4. Prueba nuevas recetas de verduras

Hay miles de recetas a base de vegetales esperando ser probadas. ¿Alguna vez has oído hablar de la pizza de coliflor? En lugar de recibir una pizza clásica, intente ensuciarse las manos y crear su propia pizza a base de vegetales. Tendrás la satisfacción de haber preparado tu propia pizza, y desde un punto de vista dietético, ¡sigue siendo mucho más saludable!

5. Lleva tus verduras a todas partes

Es muy posible llevar frutas y verduras al trabajo. Las frutas secas como los dátiles, las pasas o los arándanos secos se conservan bien en recipientes de plástico. La ventaja es que no hace falta dejarlos en la nevera y se pueden comer a cualquier hora del día. Puede ser una excelente manera de tener un refrigerio saludable. Es una excelente manera de evitar los antojos y comer cualquier cosa que probablemente te haga engordar.

6. Alterna tus verduras

Algunos tienen la mala costumbre de consumir sólo una y la misma verdura. La consecuencia es cansarse con el tiempo, lo que sería una pena.

En su lugar, trate de centrarse en la diversidad. Una excelente manera es por ejemplo ir a los mercados. Podrás tener acceso a diferentes variedades de frutas y verduras, generalmente de buena calidad. Incluso tendrá la oportunidad de pedir consejo a los jardineros del mercado para preparar verduras y obtener nuevas ideas para recetas. Por último, no olvides favorecer siempre las verduras de temporada:

  • En invierno: calabaza, aguacate, colinabo, chalota, canónigos, cebolla, calabaza, zanahoria, puerro, patata, etc.
  • En verano: alcachofa, espárragos, acelgas, coliflor, espinacas, habas, judías verdes, guisantes, rábano rosa, etc.

Hay cientos de variedades de verduras para probar

7. Varíe las formas y texturas

Si la textura de las verduras te tiende a enfermar, es posible hacerlas más apetecibles modificando sus formas. Las verduras se pueden comer crudas, cocidas, ralladas, en dados, en rodajas o tagliatelle. De esta manera, aportamos un toque de originalidad y, por lo tanto, tendemos a cansarnos menos.

¡Piensa en los veloutés, gazpacchos de verduras como tomates o pepinos que puedes disfrutar fríos! ¡Ideal para un entrante refrescante en verano!

Si no te entusiasma la sopa, siempre puedes apostar por los purés: purés de guisantes, judías verdes, brócoli, zanahorias, la textura cremosa y fundente realzada con un poco de mantequilla te permite saborear las verduras de una manera diferente.

¿Por qué es importante comer verduras?

¡ Una comida equilibrada siempre va acompañada de verduras ! Generalmente son bajos en calorías y contienen multitud de vitaminas, minerales y antioxidantes que te mantendrán saludable.

Al consumir vegetales regularmente, podrá llenarse de nutrientes y evitar las deficiencias que pueden afectar directamente a su cuerpo:

  • Cansado
  • hinchazón
  • Diabetes
  • Etc.

alternativas a las verduras

Es complicado comer sano sin tener verduras en el plato. Sin embargo, hay algunas alternativas que pueden limitar el daño:

Frutas: aunque las frutas no reemplazan a las verduras, pueden contener muchas vitaminas. La mayoría de las frutas son bajas en calorías, ideales si quieres perder peso.

Consumir legumbres: esta puede ser un sustituto de cierto tipo de verduras. Esto incluye frijoles, frijoles, soya, lentejas, tofu, etc.

Fibras: si comes pocas verduras, corres el riesgo de tener una deficiencia de fibra dietética. Esto es importante para regular tu tránsito intestinal. Además, si quieres perder peso, las fibras tenderán a hincharse en tu estómago y limitarán la sensación de hambre. Puede ser una buena idea cambiar a Alimentos que contengan fibra.

Complementos alimenticios: esta es una excelente manera de suplir las deficiencias de vitaminas y minerales. Sin embargo, tenga cuidado de elegir sabiamente sus complementos alimenticios. Yo mismo uso suplementos multivitamínicos de vez en cuando (especialmente en invierno) para estimular mi sistema inmunológico. Recomiendo la marca de complementos alimenticios Nutri&Co.

Una cura de 30 días que contiene:

  • Las vitaminas B2, B6, B12, C y el hierro ayudan a reducir la fatiga.
  • Las vitaminas A, B6, B9, B12, C, D, el hierro y el zinc contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.
la última palabra

Las verduras tienen un lugar importante en una dieta saludable. Si tienes dificultades para comerlas, ya sabes que hay consejos para comer más verduras durante las comidas. Esto le permitirá llenarse de vitaminas y energía.

Para aquellos que no pueden o no quieren comer verduras, existen complementos alimenticios (a base de vitaminas) que le evitarán carencias que, en última instancia, pueden afectar negativamente a su salud.

2 páginas que te interesarán:

➜ Mi opinión sobre los sustitutivos de comidas: ¿buena alternativa para una alimentación saludable?

➜ ¿Por qué volver a aprender a amar las verduras?

Ayúdame a compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Ir arriba