Beneficios de los probióticos: ¿son buenos para la salud?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Beneficios de los probióticos: ¿son buenos para la salud?

Los Alimentos que contienen bacterias buenas (también conocidas como probióticos) pueden mejorar la salud intestinal, aumentar la energía y combatir la depresión.

Nuestro sistema digestivo no es solo una fábrica de asimilación de nutrientes. De hecho, la microbiota de nuestros intestinos, que alberga miles de millones de bacterias, tendría un gran impacto en nuestro estado de salud.

Un desequilibrio de esta microbiota puede ayudar a promover la aparición de enfermedades como el cáncer, la diabetes tipo 2 y la enfermedad de Parkinson. También estaría implicado en casos de obesidad y anorexia.

Es por eso que estos Alimentos despiertan el interés de los investigadores que los ven como un medio para reparar la microbiota. Entonces, ¿los probióticos son tan beneficiosos como dicen?

Diferencia entre probióticos y prebióticos

En primer lugar, debemos distinguir entre probióticos y prebióticos.

PROBIÓTICOS

Los Alimentos probióticos contienen microorganismos que pueden tener un efecto beneficioso sobre la salud del consumidor, si se consumen en cantidad suficiente. Estos microorganismos se encuentran, por ejemplo, en productos lácteos fermentados como el yogur, pero también en otros Alimentos como el chucrut, las aceitunas o el pan de masa fermentada. Los probióticos también se pueden comprar como suplementos dietéticos.

PREBIÓTICOS

Los prebióticos, por otro lado, son fibras dietéticas que sirven como Alimentación > o fertilizante para las bacterias que colonizan los intestinos. Por lo tanto, estimulan su crecimiento. Los prebióticos se encuentran en Alimentos como la cebada y las alcachofas, pero también en los plátanos, el arroz y las legumbres.

Alimentos probióticos contra problemas intestinales

Aunque los Alimentos probióticos no parecen ser efectivos en el tratamiento de enfermedades como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, parecen poder ayudar en muchos otros casos.

La administración de lactobacilos y ciertos estreptococos puede, por ejemplo, reducir la duración de la gastroenteritis aguda en niños.

Los probióticos también podrían ayudar a reducir el impacto negativo que tienen los antibióticos en la microbiota intestinal, aunque estos efectos son cuestionados. Finalmente, podrían actuar como protectores en el tratamiento de la colopatía funcional.

Probióticos y obesidad

Algunos estudios han provocado debates en torno al uso de Alimentos probióticos. Serían acusados ​​de promover la obesidad.

Sin embargo, aunque sabemos que se han observado cambios en la microbiota intestinal en personas obesas, ninguna de la flora intestinal mostró un aumento de lactobacilos o bifidobacterias. Por lo tanto, los Alimentos probióticos no serían responsables de la obesidad. Incluso sería todo lo contrario porque se estudian en el contexto de la lucha contra la obesidad.

Los probióticos y el sistema inmunológico

La microbiota intestinal no solo es capaz de asimilar los Alimentos. También juega un papel importante en el fortalecimiento del sistema inmunológico, en particular al promover el papel de barrera de los intestinos contra ciertos patógenos.

Por lo tanto, se están estudiando los Alimentos probióticos para determinar si podrían tener un impacto positivo en la lucha contra el asma, el cáncer, la enfermedad de Parkinson y las alergias.

Pero, también están en el punto de mira de los científicos en lo que se refiere a la prevención de enfermedades como resfriados o infecciones respiratorias.

En muchos casos, los probióticos demuestran un efecto beneficioso, aunque los estudios aún están en curso.

El efecto limitado y temporal de los probióticos

En primer lugar, debes saber que los Alimentos probióticos solo tienen un efecto temporal sobre la flora intestinal porque allí compiten con las bacterias y acaban siendo rechazados pasado un tiempo. Por lo tanto, los probióticos ya no actuarían cuando dejes de consumirlos.

Además, los Alimentos probióticos como el yogur solo parecen causar cambios menores en la flora intestinal. Todavía no se sabe si este efecto es suficiente para producir efectos beneficiosos.

Finalmente, cabe señalar que, aunque los Alimentos probióticos, como los suplementos, son prometedores, su variedad dificulta estimar su eficacia. De hecho, hay una serie de cepas muy importantes de probióticos. Sin embargo, los productos comerciales rara vez son lo suficientemente específicos en su selección de microorganismos. Además, su concentración suele ser demasiado baja.

Los 5 mejores Alimentos ricos en probióticos

¡Entre la inmensa gama de posibilidades, aquí hay 5 Alimentos ricos en bacterias buenas que definitivamente debes probar!

1. Verduras fermentadas

Una start-up francesa está lanzando un chucrut listo para comer revisado. Se basa en vegetales sin pasteurizar (la pasteurización mata las bacterias buenas) y lacto-fermentados. Rico en vitaminas C, K y B, acompañará gustosamente sus piezas de carne o encajará perfectamente en sus bocadillos.

2. Kombucha

Este probiótico sin lácteos está hecho de té fermentado, azúcar, agua, bacterias y levadura. Así, obtenemos una bebida que estimula el sistema inmunológico, mejora la digestión, aumenta la energía e incluso puede ayudar a prevenir el cáncer. Pero ojo, no sustituyas tu consumo de agua por este tipo de bebida. Tu flora podría estar desequilibrada. Porque recordamos, el exceso daña todo. Kombucha es más una alternativa a los refrescos.

3. Kéfir

Es una especie de bebida de yogur. La mayoría de los kéfirs no contienen lactosa sino proteínas y 11 bacterias saludables para el intestino. Puedes consumirlo tal cual o añadirlo a tus batidos. Ver también: Beneficios del kéfir de agua.

4. Yogur

Elaborado tradicionalmente con leche, el yogur es una fuente sólida de proteínas, calcio, vitamina B12, potasio y magnesio. Pero tenga cuidado con los azúcares añadidos y los sabores artificiales.

5. miso

Este preparado a base de soja fermentada (rica en millones de bacterias buenas) es una pasta rica en proteínas, minerales y vitamina B. Forma parte de la base alimenticia de los japoneses, conocidos por conceder especial importancia a su dieta.

Para probar en pasta o en polvo, en caldos para realzar verduras y carnes, o en la tradicional sopa de miso.

2 páginas que te interesarán:

➜ Alimentos a favorecer para fortalecer el sistema inmunológico

➜ ¿Cómo mantener y mejorar tu sistema digestivo?

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Shopping Basket