Aparato digestivo: mejor salud gracias a tus intestinos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Bienvenidos a un del blog de mejores gimnasios.

Aparato digestivo: mejor salud gracias a tus intestinos

Pocos lo saben (al menos los que no han leído El discreto encanto de las tripas) pero nuestros intestinos son como nuestro segundo cerebro. Producen, por ejemplo, ciertas hormonas capaces de influir en nuestro estado de ánimo.

Pero un aparato digestivo sano también es garantía para resistir más fácilmente a las enfermedades. De hecho, tiene un papel importante en sus defensas inmunológicas. Estos son mis consejos para mantener su tracto digestivo y mejorar su flora intestinal.

Un tracto digestivo enfermo promueve la mala salud

Cuando se acumulan bacterias patógenas, el intestino se irrita y su pared se vuelve porosa, esto se manifiesta con gases fétidos, diarrea o estreñimiento, náuseas, distensión abdominal o dolor de estómago. Y esto puede derivar en patologías más graves como la colopatía funcional o el cáncer de colon.

Este estado de desequilibrio también podría influir en tu estado de ánimo ya que los intestinos producen gran parte de la serotonina que circula por tu organismo. Esta hormona es responsable del buen humor.

Pero, no queda ahí ya que una flora intestinal desequilibrada o una porosidad anormal de los intestinos también conlleva a una mayor fragilidad del organismo ante las enfermedades. De hecho, se supone que el tracto digestivo y las bacterias que lo pueblan sirven como filtro contra los patógenos. Cuando el tracto digestivo está enfermo, estos patógenos tienen una vía más amplia para ingresar a su cuerpo.

Por lo tanto, la salud de su tracto digestivo es esencial para su salud en general. Por lo tanto, es crucial cuidar su tránsito… Y aquí están las soluciones para lograrlo

¿Cómo cuidar tu tracto digestivo?

En internet o en algunos libros te ofrecen dietas detox para limpiar tus intestinos. Pero estas dietas son de poco beneficio porque el intestino se limpia solo. Los Alimentos se empujan unos a otros a medida que se mueven a través de su tracto digestivo.

Sin embargo, lo que puede hacer es proteger el revestimiento de sus intestinos y mejorar la flora intestinal que los recubre.

Para proteger tu aparato digestivo, lo primero que debes hacer es evitar sustancias que puedan dañarlo, como el gluten de los cereales, pero también la saponina que contienen las patatas y las lectinas de las legumbres. La lactosa también puede ser un problema para algunas personas porque no tienen las enzimas necesarias para su digestión.

Por supuesto, también es recomendable seguir una dieta sana y equilibrada, comer Alimentos básicos que no estén procesados ​​y a los que no se les hayan añadido aditivos innecesarios.

¿Cómo mejorar tu flora intestinal?

A continuación, debe pensar en su flora intestinal. Está compuesto por miles de millones de bacterias que son responsables de descomponer los nutrientes, limpiar el intestino y combatir las bacterias dañinas. Sin embargo, esta flora, que es personal de cada uno, puede verse perturbada por muchos factores.

Debilitado, puede tener problemas para lidiar con los ataques de patógenos:

  • Uno de los factores perturbadores es una dieta desequilibrada demasiado rica en aditivos alimentarios.
  • Tomar medicamentos como antibióticos y beber agua clorada (del grifo) también puede destruir muchas bacterias.
  • Por último, los productos tóxicos como los metales pesados ​​o los pesticidas también juegan un papel en el deterioro de la flora de tu tracto digestivo.

La primera solución para proteger y mejorar tu flora intestinal es comer sano, evitando los productos industriales y privilegiando los Alimentos sencillos que tienen un Índice Glucémico bajo.

Prebióticos y probióticos

También es necesario comer una gran cantidad de frutas y verduras, preferiblemente orgánicas para evitar los pesticidas. Estas plantas aportan fibras que actúan como prebióticos y nutren tu flora intestinal.

También puedes consumir Alimentos, o incluso suplementos, que contengan las denominadas bacterias “probióticas” y que favorecerán la buena salud de tu flora intestinal.

Una palabra sobre la flora intestinal y el parto.

Los investigadores están empezando a decirlo cada vez más fuerte: la flora intestinal se forma al nacer. De hecho, antes de nacer, su tracto digestivo es estéril, no lo pueblan bacterias. Sin embargo, después de su nacimiento, su tracto digestivo se coloniza en unos pocos días. Estas bacterias en realidad provienen de la flora vaginal de la madre.

Por lo tanto, dos observaciones están en orden. En primer lugar, si la flora vaginal de la madre tiene una composición deficiente, transmitirá una flora de mala calidad a su hijo. Sin embargo, la flora vaginal de la madre está ligada a la salud de su flora intestinal. Por lo tanto, una madre embarazada tiene todo el interés en cuidar su tracto digestivo.

Entonces, observación seria, la flora intestinal de un bebé no puede componerse naturalmente si nace por cesárea. Su tracto digestivo entonces solo puede ser colonizado gracias a su entorno directo, es decir, el entorno hospitalario que lamentablemente no es el mejor ya que puede contener bacterias patógenas resistentes.

En resumen, el nacimiento es un momento importante para el aparato digestivo del niño, pues determinará la calidad de partida de su flora intestinal. Por lo tanto, es mejor tener un tracto digestivo saludable cuando dé a luz y dar a luz por medios naturales.

2 páginas que te interesarán:

➜ ¿Bebes alcohol regularmente? Aquí le mostramos cómo limpiar su hígado.

➜ ¿Cuáles son las consecuencias de una mala nutrición?

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Ir arriba